En la ciudad de Mar del Plata, el intendente Julio Zamora presentó el modelo local de seguridad ciudadana que permitió una significativa baja del índice delictivo en el distrito en los últimos años.

En el Espacio Clarín, jefe comunal estuvo acompañado por el exsecretario de Protección Ciudadana municipal, Diego Santillán. Y entre los presentes estuvo el diputado nacional y exintendente Sergio Massa.

Al llegar al lugar, como paso previo a su disertación, el mandatario local compartió un momento con el artista marplatense Horacio Olivera, con quien pintó y firmó una obra cuya temática es el paisaje característico del Delta.

«Fuimos el primer municipio en encarar la seguridad con un sistema integral. Es para nosotros una política de estado desde el año 2007. Ser una ciudad segura nos ha posibilitado no solo disminuir los índices de criminalidad y de siniestros, sino que también ha tenido un fuerte impacto en otros aspectos, como la economía. Muchos otros municipios lo replican», enfatizó Zamora.

El jefe comunal detalló que el Partido dispone de 1.500 cámaras de seguridad, cien móviles policiales, fiscalías descentralizadas, 30 mil vecinos conectados a los botones de alerta domiciliarios y drones.

Además, el intendente describió la nueva plataforma Alerta Tigre Global, que se presentó el jueves pasado, como «una herramienta que agiliza la capacidad de respuesta ante hechos delictivos o siniestros», al unificar la información.

Este sistema busca optimizar el acceso a la información de los operadores, ya que logra que todas las alertas enviadas por los vecinos sean recibidas en un mismo lugar, lo que permite dar en tiempo real un diagnóstico de cada caso y derivarlo a Bomberos, Defensa Civil o agentes externos, según la necesidad, con asistencia durante las 24 horas.

Zamora subrayó que hoy Tigre es una de las ciudades de Argentina con mayor proyección de inversiones, gracias a las políticas públicas y privadas que han favorecido fuertemente los emprendimientos productivos y turísticos.

«Nada de esto hubiera sido posible si no fuéramos una ciudad segura, que tiene como objetivo principal el cuidado de sus habitantes» concluyó Zamora, en un predio colmado en su capacidad.

A su turno, Santillán, especialista en políticas de seguridad, mencionó tres ejes fundamentales que hicieron posible un sistema de protección ciudadana que baje los índice de delitos: «El uso de la tecnología, la descentralización en la gestión y la participación ciudadana de los vecinos».

«La participación es directamente proporcional a la capacidad del Estado de dar respuesta. La inseguridad no la resuelve un intendente, un gobernador o un Presidente, lo hace una comunidad decidida a enfrentar el delito, pero hay que brindarles las herramientas como lo hicimos en Tigre» afirmó el exfuncionario.