El hecho se produjo en la tarde de ayer, en la estación de servicio Shell ubicada en la intersección de las rutas 9 y 27, en Benavídez. Y fue filmado parcialmente y difundido a través de la redes sociales. En el video, se ve cómo es violentamente reducido un repartidor de harina por agentes policiales y del COT. Y se escucha con claridad cómo uno de los uniformados amenaza al vecino que grababa la escena.

En lo único que coinciden las versiones cruzadas sobre el suceso es en que fue originado porque una camioneta del COT obstruía la entrada y la salida de un galpón donde se realiza carga y descarga de mercadería. Esa fue la causa de la discusión entre el trabajador y los agentes.

Familiares del repartidor, quien terminó herido con la cabeza ensangrentada por un culatazo y una pierna quebrada, denunciaron que los policías cometieron abusos.

Además, el video difundido generó el repudio de innumerables personas que lo vieron y compartieron a través de Internet. Por ejemplo, varios inundaron con sus reclamos la página oficial del Municipio en Facebook.

Por su parte, el Frente para Victoria (FPV) local se sumó al rechazo a través de un comunicado. «Las fuerzas de seguridad están para prevenir el delito, no para reprimir al pueblo trabajador abusando de su autoridad. Lamentamos expresar que no se trata de una situación excepcional, sino de un mecanismo sistemático que se viene potenciando en los últimos meses», sentenciaron las organizaciones políticas y el bloque de concejales de esa fuerza.

«Rechazamos categóricamente el infructuoso intento de desprestigiar a las víctimas lanzando acusaciones falsas e injuriosas para justificar lo injustificable. Pedimos que se separe de sus funciones a los agentes intervinientes», agregaron en el escrito.

Es que la versión policial indicó que el conflicto se originó cuando el repartidor le arrojó un golpe de puño a un agente, mientras su acompañante atacaba a un segundo uniformado. Y fruto de esta gresca, ambos policías terminaron hospitalizados, uno con una costilla rota y traumatismo de cráneo.

Ese relato fue respaldado por la secretaria de Protección Ciudadana municipal, María Eugenia Ferrari, quien en declaraciones al canal de noticias TN afirmó que «el vecino se encontraba enojado y agrede a los policías que le piden que deponga su actitud».

Curiosamente, la funcionaria dijo que «no le consta» que uno de los uniformados haya intentado impedir la filmación del hecho, a pesar de que esta situación queda de manifiesto en el video subido a las redes sociales, en el que se escucha con claridad la amenaza.

Por último, Ferrari prometió que se van «a tomar medidas de sanción si es necesario» con los agentes intervinientes en el hecho.