El presidente Mauricio Macri anticipó que su fuerza política se impondrá en los comicios legislativos del año próximo porque «la gente querrá consolidar el nuevo rumbo». El jefe de Estado concedió una entrevista al diario Clarín, al cumplirse un año de su triunfo electoral en la segunda vuelta, en la que se refirió sobre varios temas.

Al ser consultado sobre el mayor logro y la mayor frustración de su primer año al frente de la administración nacional, Macri respondió: «El mayor cambio, sin lugar a dudas, es haber logrado un espacio donde los argentinos nos volvamos a encontrar, que volvamos a dialogar y a sentir que el otro nos puede hacer un aporte. Creo que hay una enorme mayoría que lo aprovechó y que lo vive con mucha alegría. Hace poco nos visitó una líder española y me dijo: ‘La última vez que vine, hace un año y dos meses, la Argentina parecía secuestrada y sin destino. La gente que yo veía me decía no salimos más». Y ahora, decía ella, por más que en la Argentina siempre hay un espíritu crítico no pueden ocultar la alegría que tienen. Sienten que están libres y creen en sus posibilidades. Más allá de que estamos teniendo una transición difícil, sentimos que podemos, que ‘sí se puede'».

«La frustración es que el punto de partida era mucho peor del que todos imaginábamos. Eso te genera bronca, frustración y además, bueno, genera que uno le tiene que decir a la gente, como lo he hecho tantas veces, que tuve que tomar medidas que si hubiera podido evitarlas, las hubiese evitado. Pero no había otro camino. Muchas veces escucho a muchos que han tenido que ver con lo que pasó y hablan siempre de cómo estamos. Yo digo: ‘bueno, díganme, qué otra cosa harían’. Es muy fácil decir que no salimos de la recesión económica o que el déficit es alto o que tomar deuda es malo. ¿Qué hacemos?», agregó el mandatario.

Sobre los reclamos sectoriales que se expresan en manifestaciones callejeras, el Presidente expresó: «Yo soy el primero en sostener el reclamo. No quiero una Argentina con más del 32 por ciento de la población en la pobreza. Yo ya he dicho que es el punto de partida. Quiero que me juzguen por si pude o no pude reducir al pobreza. Ahora: de ese lugar se sale trabajando, no por una ley. Si es por una ley… ¿para qué nos quedamos cortos? En vez de un millón de puestos de trabajo pongamos cinco millones y ya resolvimos todo. O un decreto mío. Sería maravilloso que fuese tan simple. Tenemos que abandonar esa creencia de que estamos condenados al éxito. Nos hizo mucho mal. Eso fue lo que generó la cultura del atajo, la cultura de la avivada».

Macri también sostuvo: «Este gobierno ha abierto enormes espacios de diálogo. Me parece mucho más positivo que ellos se sienten y hagan sus propuestas. Nosotros las vamos a evaluar. Yo no me creo el dueño de la verdad y trato de hacer lo mejor posible mi tarea. Siempre estoy abierto. Estoy siempre esperando una buena propuesta para tratar de implementarla».

El jefe de Estado también se refirió a la situación de Milagro Sala, quien se encuentra detenida desde enero último en Jujuy: «Tenemos una actitud muy abierta con este tema. Nosotros respetamos el federalismo y la independencia del poder judicial. Siento a la vez que la mayoría, e incluyo especialmente al periodismo que ha seguido de cerca todo lo que pasó con Milagro Sala en esa provincia, cree que ella es una persona que creó un Estado paralelo y que creó una organización armada que ha sido muy peligrosa para la vida de todo el norte argentino».

Por otra parte, también se le preguntó sobre la expresidenta Cristina Kirchner y su posible detención. «El gobierno no especula», respondió Macri y añadió: «Ella dice que yo la persigo a ella y a toda la familia y ustedes dicen que yo la protejo. Pónganse de acuerdo. Lo que yo he tratado de hacer es bajar una línea clara, con la responsabilidad que tiene ser Presidente de la República, de que quiero una Justicia independiente. Quiero saber la verdad en tiempos razonables. La verdad no se puede saber, tal vez, en un año, pero tampoco en diez, como ha venido tardando la Justicia para esclarecer hechos de corrupción. Yo espero que en un tiempo razonablemente rápido se sepa qué es lo que pasó y que se transmita un mensaje claro desde la Justicia argentina a toda la ciudadanía que se acabó la impunidad en el país. Eso es lo que quiero y no especulo. ¿Está claro?».

Luego, el mandatario se refirió a una posible reelección: «Yo lo dije con todas las letras: claramente es una posibilidad. Estamos impulsando una transformación, un cambio cultural tan profundo, dejando atrás décadas de populismo, de negación, de conflicto… es razonable pensar que los primeros pasos de ese cambio pueden llevar ocho años». Y enfatizó: «El año que viene se juega consolidar este cambio cultural, claramente. Por suerte, vamos a ganar la elección porque los argentinos van a decir que quieren seguir en esta línea. Porque por más que cueste, por más que va a llevar tiempo, sabemos que es la única, que no hay otra. Ojalá alguien me traiga otra alternativa para tener los mismos resultados más rápido. Pero yo no la veo y mientras no la vea voy a seguir defendiendo mi compromiso de decir la verdad para salir de la pobreza y construir un país que incluya a todos».