camalotes1

Los camalotes también llegaron a los ríos y arroyos locales. Por eso, desde el Municipio brindan recomendaciones a la población y refuerzan los servicios de emergencia, ante la posibilidad de que la fauna poco habitual que viaja en estas formaciones de vegetación pueda afectar a los vecinos.

Los camalotes que invadieron las costas bonaerenses tras las crecidas producidas en el Litoral del país son «hábitats móviles» que pueden transportar, por ejemplo, culebras, nutrias y hasta pequeños yacarés, entre otras especies.

Por este motivo, desde la Comuna solicitan a la comunidad que, en caso de visualizar alguno de estos animales, se evite el acercamiento o contacto. La gran mayoría de ellos son inofensivos y ante la presencia de personas optan por huir, pero puestos en una situación de ataque pueden reaccionar instintivamente y ocasionar lesiones al agresor.

Si bien no se han registrado casos, se preparó un protocolo sanitario para actuar ante la mordedura de un ofidio, que es articulado entre el SET, el COT, la Prefectura y las Unidades de Primera Respuesta, para trasladar al afectado al hospital de General Pacheco para hacer las curaciones pertinentes.

Este centro de referencia es el único autorizado a suministrar y administrar el suero antiofídico, además de contar con las instalaciones necesarias en caso de que el paciente requiera internación.

«El Municipio de Tigre cuenta con un entorno geográfico único, donde la naturaleza es protagonista. Saber convivir y respetarla es la mejor forma de prevenir incidentes», destacan en un comunicado.