La aeronave cuenta con capacidad para arrojar 10 mil litros de agua.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, a través del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), derivó la aeronave canadiense Boeing «Chinook», con capacidad de arrojar 10 mil litros de agua, a la base operativa de San Pedro, en la provincia de Buenos Aires, para fortalecer el combate de los focos ígneos en el Delta del Paraná, se informó hoy oficialmente.

«Las características de los focos en la zona, con fuego subterráneo, complica el trabajo de las brigadas, lo que da la oportunidad de trabajar con un medio aéreo con capacidad de arrojar 10 toneladas de agua, un volumen que se va a aprovechar para generar una humectación en el suelo», explicó el director de Planificación y Prevención del SMNF, Jorge Heider.

El Boeing «Chinook» arribó al país a principios de enero y estuvo la semana pasada en Bariloche, en la provincia de Río Negro, para operar durante la temporada estival 2023 en el combate de incendios en la Patagonia.

La llegada del helicóptero desde Canadá se concretó a partir de la firma de un memorando de entendimiento entre el Ministerio de Ambiente nacional y la Corporación Comercial Canadiense, detalló la cartera ambiental en un comunicado.

En este sentido, Heider agregó que se trata de uno de los helicópteros «más grandes del mundo» con posibilidad de trabajar en incendios, y aclaró que «los medios aéreos son herramientas» y que el recurso «más importante» son las y los brigadistas.

En la base operativa de San Pedro también estuvo presente el intendente municipal, Ramón Salazar, quien agradeció el envío de un helicóptero de características «impresionantes» para que «pueda ayudar a solucionar este problema».