El fuego afecta a las islas ubicadas frente a Rosario y Villa Constitución.

Sequía, calor, viento y extrema bajante del Río Paraná son condiciones favorables para los incendios presuntamente “intencionales” que afectan, en los últimos días, a las islas del Delta ubicadas frente a Rosario y Villa Constitución.

Así lo señaló a Télam el integrante de la organización ecologista «El Paraná no se toca», Pablo Cantador, quien advirtió que esta semana «será aún más crítica por el intenso calor, la sequía y las nulas perspectivas de lluvias en el corto plazo».

Tras apuntar que existen actualmente «focos de incendio ubicados muy adentro en las islas», el ambientalista dijo que la combinación de «altas temperaturas, vegetación seca, viento y sol fuerte» son condiciones propicias «para que el fuego se expanda» por el humedal.

Cantador precisó que, según datos que dispone «El Paraná no se toca, «el último 23 de este mes, empezó a visualizarse un fuego importante y en varios puntos, situado muy adentro en las islas», a la altura de Rosario y Villa Constitución.

«Es ahí cuando se advierte que alguien anda prendiendo fuego, porque ese día se visualizan tres incendios, que al día siguiente se expanden en dirección hacia el oeste, donde se encuentra la ciudad de Rosario», explicó.

Y dijo que los incendios «se inician en lugares inaccesibles, que ni siquiera están cerca de la traza vial, están bien al sur de Rosario. Pero, además, no hubo tormentas eléctricas ni caída de rayos, o sea, una o varias personas andan prendiendo fuego», afirmó.

Por su parte, el director de Protección Civil de Santa Fe, Roberto Rioja, en diálogo con Radio 2 de Rosario, coincidió con Cantador en que hay focos de incendio en toda la provincia e, incluso, algunos frente a la ciudad de Rosario.

“Hay varios puntos críticos. Son días muy bravos. Se avecinan días con altas temperaturas y rotación de vientos, que hace que todo se complique un poco», aseveró.

Para el funcionario provincial, «Santa Fe está complicado por todos lados. No es un problema solo por las islas. También en cercanías de Rosario y Santa Fe capital, hay mucho riesgo».

Por último, Rioja dijo que la sequía y el calor «hace que sea más fácil el inicio de un foco de incendio». Y agregó: «Casi siempre arranca por un problema del hombre. Por alguna chispa, algún fuego mal apagado o la colilla de un cigarrillo».