puente

Las familias que viven entre el Arroyo Garín, el Canal Villanueva y el alambre perimetral del country San Benito, en el paraje Punta Canal, de localidad de Dique Luján, se encuentran incomunicadas. Es que finalmente, con la nueva crecida del agua, se terminó de hundir el puente sobre la calle Brasil que conectaba con esa zona donde también se encuentra el sitio público Punta Querandí, que es protegido desde hace años por el Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP).

«Ya no tiene arreglo, el Municipio tiene que traer otro puente más largo», dijo uno de los vecinos afectados, Carlos Arrambide. Su pareja, Fabiana Serisier, intentó comunicarse con el intendente Julio Zamora, pero no lo logró. Sin embrago, sí pudo hablar con el delegado municipal Hugo Cerrillo.

Según la vecina, el funcionario municipal le contestó: «¿Y qué querés, que te mande un helicóptero?». Y agregó: «El intendente ya sabe, yo no puedo hacer nada».

Otro de los vecinos damnificados, Lucas Duarte, fue el primero en subir imágenes en su cuenta de Facebook. «El puente de mi casa se cayó una pregunta como salgo???», escribió el adolescente.

El puente fue instalado de manera muy precaria por el Municipio en diciembre de 2010. Desde entonces, fueron numerosos los reclamos de los vecinos porque se estaba desmoronando. Finalmente, se cayó con la gran inundación de noviembre de 2014. Y hoy, sin que se hayan encarado obras para reestablecerlo, se terminó de hundir.

El MDP, a través de su página en Facebook, plantea: «El gobierno de Tigre abandonó a su suerte a los vecinos de Punta Querandí con el único objetivo de beneficiar a la empresa EIDICO, desarrolladora de barrios privados, que quiere adueñarse de esas tierras. ¿O alguien tiene otra lectura de los hechos?».

«La falta de acceso a la zona de Punta Querandí no solo afecta a los vecinos que viven allí, sino a las cientas de personas que acuden semana a semana a una de las últimas costas públicas en la región. También son damnificados los colegios que realizan visitas educativas al sitio arqueológico y sagrado, y distintos sectores sociales que hacen uso de la pequeña pero emblemática Punta Querandí», agrega el movimiento integrado integrantes de pueblos originarios, vecinos, ambientalistas y educadores.