La carrera organizada por el Club de Automóviles Clásicos de Argentina culminó en el MAT.

La 25° edición del Gran Premio Recoleta – Tigre, organizada por el Club de Automóviles Clásicos de Argentina para recrear la primera carrera en ruta abierta del país, que tuvo lugar el 9 de diciembre de 1906, finalizó como cada año en los jardines del MAT.

La competencia se inició el sábado con decenas de participantes en el icónico café La Biela, en el barrio porteño de Recoleta, tuvo una parada en San Isidro y finalizó el domingo en Tigre, donde el público pudo disfrutar de la exhibición de las motos y los automóviles fabricados entre 1896 y 1919 que participaron de la prueba.

Al respecto, el presidente del Club de Automóviles Clásicos, Ricardo Battisti, comentó: «Para nosotros, es una cita importantísima porque se trata de la 25° edición que rememora la primera carrera abierta que se realizó en Sudamérica. Pensemos que en aquel momento eran todas calles de tierra, circunstancias complejas y fue un tema que se habló en todo el mundo. Agradezco al Municipio de Tigre por habernos cedido este lugar emblemático e histórico como lo es también la competencia».

En tanto, Luis Espadafora, corredor e integrante del Museo del Automóvil de la Ciudad de Buenos Aires, comentó: «Para nosotros, esta actividad es parte de nuestra vida como también terminar aquí en Tigre. Todos los autos que la gente puede ver acá tienen un gran mérito de cuidado por parte de los propietarios, ya que son un patrimonio importante de nuestro país».

En la llegada, el secretario de Gobierno y Protección Ciudadana, Mario Zamora, expresó: «Estamos contentos de ser anfitriones de la culminación de esta carrera en el MAT, una obra arquitectónica que se llevó adelante en la misma época que la primera edición de la competencia».