El conductor de 19 años que el domingo en la madrugada chocó el auto que conducía alcoholizado y provocó la muerte de dos amigos que iban en el vehículo se negó a declarar al ser indagado hoy por el fiscal de Rincón de Milberg, Sebastián Fitipaldi, quien pidió elevar la carátula de la causa judicial a homicidio con dolo eventual, que tiene una pena que puede alcanzar los 25 años de prisión.

Fuentes judiciales informaron a Télam que el fiscal le formuló una imputación alternativa por «doble homicidio simple con dolo eventual» (de 8 a 25 años) y, subsidiariamente, por «doble homicidio culposo agravado» (de 3 a 6 años).

Para fundamentar la calificación más grave, Fitipaldi argumentó la alcoholemia de 1.39 registrada por Joaquín Duhalde tras el siniestro más el exceso de velocidad y la pluralidad de víctimas.

En el interrogatorio previo a la indagatoria, el joven contó que hace unos meses le retuvieron la licencia de conducir por circular sin VTV en otro vehículo, agregaron las fuentes que, por último, informaron que «el imputado permanecerá detenido en el Destacamento de Rincón de Milberg».

El joven es hijo es Martín Duhalde, un reconocido cirujano, quien se desempeña como subdirector médico del Sanatorio San Lucas y jefe de Cirugía del Hospital Central de San Isidro, consignaron los voceros.

El siniestro ocurrió en el Camino de los Remeros y la Avenida Santa María, en Rincón de Milberg, cuando el joven perdió el control del Audi A4 de su padre y chocó contra una columna metálica.

Por el impacto, murieron Franco Rossi y Joaquín Alimonda, ambos de 18 años. En tanto, se salvaron el conductor y otro de los ocupantes, Mateo Lezama, también de 18 años, quienes solo sufrieron heridas leves.

Según la información policial, el conductor manejaba con 1,39 miligramos de alcohol en sangre, por encima del límite permitido de 0,50.

Guillermo Rossi, padre de Franco, uno de los jóvenes que murieron ayer pidió hoy en Twitter que respeten el dolor de su familia y aseguró que «él no manejaba».

«Uno de los fallecidos es mi hijo Franco Rossi. Espero que entiendan que él no manejaba. Solo pido que respeten el dolor de mi familia en memoria de los muertos. Mi vida se apaga», fue el mensaje del hombre a través de su cuenta en la red social.

En los videos que se conocieron de las cámaras de seguridad municipales se ve cómo el auto de alta gama circulaba a gran velocidad cuando impactó contra un guardarrail, primero, y continuó zigzagueando hasta chocar contra una columna metálica.

Las protecciones de la banquina resultaron arrancadas y una de las estructuras de la cartelería vial que quedó derrumbada sobre el asfalto.

Finalmente, el Audi, destrozado, quedó depositado sobre unas plantas de una rotonda.