aguila

El Municipio y la Fundación Azara ya cuentan con resultados del Primer Monitoreo de Biodiversidad realizado a principios de julio en el Delta de Tigre, que permitió la identificación de 39 especies de peces y de 75 de aves.

Se trató de la primera campaña del Observatorio Ambiental del Delta, contemplada dentro del Plan de Manejo del Delta, a partir de un convenio entre la Comuna y la Fundación de Historia Natural Félix de Azara.

«Estamos muy orgullosos de haber hecho realidad este monitoreo de biodiversidad en nuestro querido Delta, junto a la prestigiosa Fundación Azara, con la que ya hemos hecho otros trabajos en el Municipio. Estos resultados nos permitirán definir nuevas políticas para la conservación y la protección de la flora y la fauna de nuestras islas», sostuvo el intendente Julio Zamora.

Por su parte, el presidente de la Fundación Azara, Adrián Giacchino, manifestó: «Ya logramos hacer realidad este primer paso para mejorar el conocimiento científico sobre el Delta. Estos monitoreos enriquecerán los trabajos que estamos realizando con el Municipio, y su publicación, como la del libro El Delta Bonaerense, nos permiten ayudar a proteger este lugar tan especial».

Según el informe técnico, entre los peces han sido abundantes los registros del pejerrey odontesthes bonariensis, una especie de gran importancia para la pesca deportiva. Además de esta especie, se ha podido constatar la presencia del pejerrey juncalero (odontesthes perugiae) y de otra especie, aún en proceso de determinación taxonómica en laboratorio, cuya presencia en el país no ha sido nunca antes registrada.

Los relevamientos también permitieron constatar, en la orilla occidental del Paraná de las Palmas, la presencia de la mojarra sardina (clupeacharax anchoveoides), una especie muy poco conocida en Argentina. De hecho, el único registro de esta especie en el país hasta el momento se encontraba localizado en la provincia de Corrientes, por lo que este hallazgo sería el segundo registro a nivel nacional y el más austral conocido para la especie.

Entre los registros de aves se destacaron los avistajes de cuatro especies con algún grado de amenaza según el estatus de conservación nacional. Estas especies son la pava de monte común (penelope obscura), que se encuentra amenazada; y el petrel gigante común (macronectes giganteus), la pajonalera pico curvo (limnornis curvirostris) y el federal (amblyramphus holosericeus), que están catalogadaos como vulnerables.

El águila negra (buteogallus urubitinga) también fue identificada durante los relevamientos. Si bien se trata de una especie no amenazada, su presencia en esta región es infrecuente. Su último registro publicado para la desembocadura del Delta y Río de La Plata data del año 1983. Sin embargo, y en coincidencia con el avistaje realizado, existen menciones de observaciones recientes para el Río Paraná Guazú y las costas de San Isidro.

En referencia a los mamíferos, se prevé trabajar con mayor intensidad de muestreo para este grupo utilizando trampas cámaras (dispositivos fotográficos automáticos con sensores de movimiento) en el próximo monitoreo que será a fines de este mes.