La intervención fue realizada a una beba que nació con 26 semanas de gestación.

Se realizó con éxito la primera cirugía cardiovascular en el Hospital Materno Infantil «Doctor Florencio Escardó» a una beba que nació de manera prematura con solo 26 semanas de gestación. La intervención se llevó a cabo de forma conjunta entre profesionales del nosocomio municipal y el Hospital General de Niños Pedro de Elizalde. Hasta el momento, la paciente evoluciona favorablemente.

Tras nacer con un peso de 1.030 kilos, la beba permaneció en terapia intensiva neonatal con asistencia respiratoria mecánica. Al cabo de sus primeros 20 días de vida, fue diagnosticada con ductus arterioso persistente, una patología común en los recién nacidos con prematurez extrema, que se origina por la abertura entre los vasos sanguíneos que se conectan al corazón.

«Sentimos orgullo por haber podido llevar adelante esta compleja intervención. El caso fue particular porque la paciente contaba con obra social, pero la prepaga no tenía dónde atenderla. A partir de ahí, nos plantearon la posibilidad de operar en nuestro hospital; nosotros accedimos y se pudo realizar con éxito. Al momento, la beba se encuentra evolucionando favorablemente aunque continúa en cuidados intensivos», señaló el director del Hospital Materno Infantil de Tigre, Néstor Civetta.

«El Municipio de Tigre viene realizando una fuerte inversión en materia de salud en los últimos años, con nuevo equipamiento y recurso humano. Esto se debe a una decisión política del intendente Julio Zamora para ofrecer un servicio a la altura para vecinos y vecinas», agregó el profesional.

El equipo médico que llevó adelante la intervención estuvo integrado por el cardiocirujano del Hospital General de Niños Pedro de Elizalde, Ignacio Lugones; y los profesionales del Hospital Materno Infantil local Norma Menéndez y Solana Villafañe, además médicos del área de Neonatología.

Por su parte, Laura González, vecina de Benavídez y mamá de la beba, manifestó: «Los avances en Milagros se ven todos los días; me informaron que le van a sacar el oxígeno para ver cómo evoluciona. Lo que falta ahora es que empiece a ganar peso para que le puedan dar el alta. Al momento del nacimiento, respiraba por sus propios medios pero después se complicó y eso llevó a la operación. Me sentí muy contenida por todos los médicos; la atención tanto para mi beba como para mí fue excelente».

Desde 2020, en el Hospital Materno Infantil se concretaron más de 800 intervenciones de cirugía general. El espacio posee un cuerpo de 52 especialistas pediátricos en diferentes ramas de la medicina, como general, psiquiatría, psicología, fonoaudiología, neurología, gastroenterología y otorrinolaringología, entre otras.

Recientemente, se inauguró la ampliación de la Unidad de Terapia Intensiva Pediátrica (UTIP) para fortalecer la atención de niños y niñas con un equipamiento con tecnología de punta.