punta1

Punta Querandí sigue sin alambrar. Más de 50 personas se reunieron ayer a la mañana en el sitio público, educativo, arqueológico y sagrado para resistir su cercado. Esta vez, para llegar hasta el lugar, tuvieron que cruzar el arroyo Garín en una lancha provista por un vecino debido a la reciente caída del puente de la calle Brasil.

A través de un cordón humano, los integrantes de organizaciones sociales, políticas, ambientales de Tigre y Escobar, más los habitantes del paraje rural, impidieron que el empresario inmobiliario Jorge O’Reilly cerrara el terreno, aunque se hicieron mediciones sobre las parcelas en conflicto.

A esta instancia se llegó en el marco del juicio de la organización ambientalista Pro Tigre contra la desarrolladora de barrios privados EIDICO por falta de estudios de impacto y violación de normas durante las construcciones de countries, ya que la empresa solicitó la medición y el alambrado de un lote y este pedido tuvo el visto bueno la Cámara de Apelaciones del Juzgado Contencioso Administrativo de San Isidro.

A las 10 de la mañana, algunos directivos y abogados de EIDICO, sus peritos agrimensores, un funcionario judicial, efectivos policiales a bordo de tres patrulleros, más los que se sumaron más tarde en un camión de las fuerzas especiales de seguridad, se hicieron presentes en el lugar desde el barrio privado San Benito, que ahora es el único acceso vehicular a la zona.

Desde allí, observaron durante media hora a los manifestantes de Punta Querandí: niños, jóvenes y adultos, vecinos de Punta Canal, Dique Luján, Villa La Ñata, Benavídez, El Talar, Ingeniero Maschwitz, Matheu y Belén de Escobar, y también de distritos más alejados, como José C. Paz y CABA.

Finalmente, los agrimensores de Zarini y Asociados SRL que trabajan para EIDICO hicieron las mediciones que presentarán en el juzgado interviniente, pero no amojonaron ni alambraron ninguna parcela. Sin embargo, quedó en claro que esa es la intención final.

A pesar de las condiciones climáticas, el horario y la falta del puente, fue importante la convocatoria de integrantes del Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP), docentes, ambientalistas, miembros de organizaciones sociales y políticas para resistir la colocación del alambrado.

«Nosotros no vamos a permitir ninguna acción que implique el cierre de Punta Querandí, que es un terreno de aproximadamente una hectárea. ¿Qué va a pasar el día que intenten alambrar? ¿Van a mandar dos o tres camiones con policías? Acá vamos a estar, no vamos a tener miedo ni nada», señaló Pablo Badano, del MDP.

Nota relacionada: Se terminó de hundir el puente de Punta Querandí