Cánepa destacó al palista que clasificó a la Final A del K1 1000 en los recientes Juegos Olímpicos de Tokio.

El director técnico del seleccionado argentino de canotaje de velocidad, Diego Cánepa, destacó la clasificación de Agustín Vernice a la Final A del K1 1000 en los recientes Juegos Olímpicos y afirmó que el palista, quien reside en Rincón de Milberg y finalizó octavo en Tokio 2020, «puede lograr, con apoyo, lo que se proponga en París 2024».

«Haber sido el único kayak americano en una final de sprint en Tokio habla de lo importante y difícil de llegar a lograrlo, sobre todo porque fueron admitidos dos botes por país por primera vez en un Juego Olímpico», resaltó Cánepa, de 45 años, en diálogo con Télam.

El DT, quien está a cargo del equipo por segunda vez desde 2011 (también fue el entrenador de 2000 a 2006), aseguró también que Vernice «es un atleta con muchas condiciones técnicas» y pronosticó que «puede lograr, con apoyo, lo que se proponga en París 2024».

En Tokio, el área de velocidad, el oriundo de Olavarría, de 26 años, logró el diploma olímpico al culminar octavo en la Final A de la modalidad K1 1000 metros, con un registro de 3 m. 28 s. 503/1000, en el Canal Sea Forest de la capital japonesa. La medalla de oro fue para el húngaro Balint Kopasz, quien marcó un nuevo récord olímpico: 3 m. 20 s. 643/1000.

-¿El desempeño de Vernice lo tomó por sorpresa o era previsible?

-Su actuación en Tokio no me sorprendió para nada ya que el rendimiento en la previa era muy bueno y sus marcas previas personales estaban a la altura. Además, para llegar a esta instancia no solo Agustín, sino todo el equipo saltó tantos obstáculos y restricciones propias de la pandemia que nos dejó la sensación que nada podía detener el camino a la final.

En las concentraciones previas que hicimos a los Juegos Olímpicos entrenamos con países donde el alto rendimiento como estandarte y el deporte en general son prioridad, por lo tanto habían podido usar sus estructuras como pistas y centros propios para concentrar en burbujas para no perder ni un solo día. En nuestro caso, usamos la creatividad y la voluntad para saltar todo tipo de impedimentos, lo que como siempre le dio el toque de estoicismo propio que nunca falta en nuestro deporte. A pesar de todo esto, nos dimos cuenta de que el esfuerzo y cada plan de contingencia había sido correcto y que estábamos a la altura, ya que al final del proceso en un deporte condicional es casi imposible enderezar el rumbo si no se construye en el momento correcto.

-¿Cómo define a Vernice? ¿Cuáles son sus características salientes?

-Es un atleta con muchas condiciones técnicas y a lo largo de los años desarrolló las capacidades físicas a base de trabajo constante y perseverancia, aumentando progresivamente todos sus valores de resistencia y fuerza a niveles internacionales. Disciplina, conducta y humildad lo caracterizan para el entrenamiento y la vida cotidiana.

-¿Qué proyección tiene?

-En su caso, ya formado y por los resultados que tuvo en su carrera, con el apoyo de Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y la Secretaría de Deportes de la Nación y el Comité Olímpico Argentino (COA), puede lograr lo que se proponga en París 2024.

-¿Qué significa para el canotaje argentino de velocidad que un palista nacional haya alcanzado Final A (del primero al noveno puesto) en un Juego Olímpico?

-Para el canotaje nacional es un logro histórico. Haber sido el único kayak americano en una final de sprint en Tokio habla de lo importante y difícil de llegar a lograrlo, sobre todo en un juego donde eran admitidos dos botes por país por primera vez en un Juego Olímpico.

-¿Cómo está el canotaje nacional y qué le falta para pegar un salto de calidad?

-Está en un proceso de masificación federal muy interesante pero el desarrollo de estructuras y la jerarquización del recurso humano es indispensable. Sin duda, el canotaje nacional dio un salto importante en los últimos años al pasar del sexto puesto como país en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 al cuarto en Toronto 2015 y al primero en Lima 2019. Logramos entrar a finales A en todos los mundiales del ciclo. Y el primer campeón del mundo en prueba olímpica del deporte (Vernice, en Sub 23). Somos conscientes de que hay muchos escalones más para subir pero se necesita de mucha más estructura e inversión.

-¿Qué proyecciones tiene para el canotaje argentino?

-La proyección es ser competitivos a nivel mundial, hay que lograr que los lugares donde se practica canotaje los chicos crezcan y puedan tener calidad en el proceso de formación, para que en todo el país puedan acceder al equipo nacional y puedan lograr la capacidad de luchar por medallas en todos los eventos internacionales. El canotaje en general necesita resolver cuestiones básicas empezando por los espejos de agua donde se puedan armar pistas oficiales.