El presidente Mauricio Macri ponderó esta mañana el proyecto de reforma del sistema electoral, elaborado por el Poder Ejecutivo con participación de partidos políticos, ONG, académicos y jueces. En ese marco, afirmó que representará «un cambio» para la democracia en Argentina.

Según precisó el mandatario, el paquete de iniciativas que presentó en CCK, «resuelve muchísimos temas de fondo», como «terminar con las boletas de papel» para reemplazarlas por el «voto electrónico», para que en poco tiempo se pueda saber «quién ganó» las elecciones, y poner punto final a las «listas colectoras y candidaturas múltiples».

Para el jefe de Estado, «este nuevo sistema, más transparente y equitativo, ayuda también a unir a los argentinos». Y aseguró que le brindará «mejores herramientas a la Cámara Electoral para hacer cumplir las leyes electorales» y «controlar el financiamiento de las campañas electorales en tiempo y forma».

El nuevo sistema incluye la obligatoriedad del debate presidencial y la forma en que se deberá desarrollar la transición entre un gobierno y otro. Y deja para una próxima instancia la conformación de un «órgano electoral independiente» y «el fin de las reelecciones indefinidas».

Macri expresó, además, que un tema que dijo lo «obsesiona» que es «concentrar el calendario electoral», porque de lo contrario los candidatos que cumplen funciones públicas, le quitan tiempo a sus actividades. «Concentremos las campañas, casi hubo elecciones todos los fines de semana en la Argentina», dijo.

Finalmente, el mandatario adelantó que «se seguirá evaluando con tiempo si las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) han sido un instrumento valioso, o no, para mejorar el sistema electoral».