colectivo

Los choferes de la línea de colectivos 60 no cobran boleto desde esta medianoche, en respuesta «al despido injustificado de un trabajador» y «por los constantes atropellos» que la empresa DOTA ejerce sobre los empleados.

A través de un comunicado, el cuerpo de delegados y los trabajadores de la línea 60 habían adelantaron, tras una asamblea, «el inicio del no cobro de boleto por tiempo indeterminado».

El actual administrador de la línea 60 lleva adelante «una política de hostigamiento» hacia los trabajadores y el actual cuerpo de delegados, aseguraron en el escrito, en el que también indicaron que «a los despidos por persecución sindical de los trabajadores Lema, Siriscevic y Canullan se les sumó el de Ariel Benitez, quien fue echado discriminatoriamente a raíz de un accidente de tránsito».

En respuesta a estos despidos y a las «constantes embestidas del grupo monopólico, que le adeuda 10 meses de sueldo a los representantes gremiales y que ha cometido suspensiones arbitrarias», el cuerpo de delegados y los trabajadores decidieron no cobrar boleto a partir de la medianoche.

Finalmente, el comunicado sostiene que eligieron esta forma de reclamo porque también pretenden solidarizarse con el público usuario, «quien padece diariamente el vacío de servicio brindado por la empresa».