orquestas1

Más de 300 chicos, de distintas localidades, tocaron para familiares, amigos y vecinos que colmaron las instalaciones del Teatro Niní Marshall, en Tigre Centro, en el marco del 1° Encuentro del Programa Municipal de Orquestas Infanto Juveniles de Tigre, un proyecto educativo, cultural y comunitario.

«Queremos sumar nuevas orquestas con el apoyo y compromiso de las familias y las comunidades a las que llegamos. Este año lazamos la Orquesta del Delta y más barrios se incluyen en el proyecto. De esta manera, vamos a seguir fomentando la inclusión social por medio del arte y por eso necesitamos de la ayuda de todos. Debemos destacar que somos el único municipio de Argentina que subvenciona a las orquestas», enfatizó el intendente Julio Zamora.

«Los chicos, a través de un instrumento, tienen un proyecto de vida, se encuentran con nuevas sensaciones y lo hacemos desde el gobierno local en conjunto con instituciones que nos acompañan en lo económico y material para desarrollar los eventos», finalizó el jefe comunal.

Por su parte, el director ejecutivo de la Agencia de Cultura, Daniel Fariña, expresó: «Para colaborar con el Programa de Orquestas Infanto Juveniles de Tigre se pueden donar instrumentos musicales nuevos o usados, insumos y accesorios. Todos los instrumentos son usados por los niños en las clases y a medida que avanzan en su práctica se les prestan para que puedan ensayar en sus casas. Nuestro objetivo es tener una orquesta en cada barrio, un programa de inclusión dentro de la cultura».

El Programa de Orquestas Infanto Juveniles de Tigre es un proyecto educativo, cultural y comunitario que ofrece acceso al aprendizaje musical a chicos de sectores sociales tradicionalmente alejados de esa posibilidad.

La directora de la iniciativa municipal, Gisela Zamora, señaló: «Seguimos trabajando por los jóvenes, por su inclusión, es por eso que se suma la Orquesta del Delta y, además, hoy estamos entregando nuevos instrumentos para todos los chicos que integran el programa. El principal objetivo es que los chicos se desarrollen social y culturalmente para que se abran a un mundo nuevo, para que se relacionen no solo con la música sino que tengan el compromiso de compartir, ser responsables, saber escucharse; son valores que no solo sirven en la práctica orquestal sino en su vida».

El desarrollo y reconocimiento de las orquestas de música clásica de Rincón de Milberg y de música popular latinoamericana Ricardo Carpani de Ricardo Rojas, empujó la creación formal del programa. En 2014, se sumaron dos nuevas agrupaciones: la de Baires – Bancalari y la de Benavídez.

La convocatoria fue un éxito y más de 120 chicos de 8 a 16 años ya forman parte de las nuevas orquestas. Además, las comunidades también se plegaron al proyecto a través de la organización de eventos solidarios para apoyar sus desarrollos. En tanto, la última agrupación creada es la del Delta, que funciona en el Museo Sarmiento.