mat

La exhibición denominada «La explosión de la forma», que ya se puede visitar en el Museo de Arte Tigre (MAT), es un panorama del arte argentino de fines de la década del 50, un arte de vanguardia que marcó las grandes rupturas de los años siguientes.

Al respecto, la directora del centro cultural local, María José Herrera, señaló: “Es una exhibición muy particular porque tiene obras de los años 50, del arte abstracto informalista no muy visitado, ya que hace años que no se ven y están en manos de coleccionistas, y que significaron una gran ruptura para el arte contemporáneo».

«La gente se va a encontrar con obras que rompen con la idea de las figuras, con expresiones ligadas al existencialismo filosófico. Esta es la cuarta muestra del año y estamos muy contentos con la recepción que tenemos», agregó Herrera.

A mediados de los 40, la geometría había marcado el ingreso del arte argentino en la modernidad internacional. El llamado arte concreto que se desarrollaba en Buenos Aires significó un verdadero aporte a los planteos de la geometría en el ámbito mundial. Poco después y en consonancia con los cambiantes tiempos de la posguerra, un grupo de artistas se propuso romper con las normas establecidas para la pintura.

A través de la experimentación extrema con los materiales, la disolución de la forma o el rechazo a las normas tradicionales de belleza, expandieron la idea que hasta el momento se tenía del arte. Este arte nuevo tomaba distancia de la «buena forma» de la geometría que lo antecedió para plasmar la libertad total incorporando materiales de desecho y destruyendo la figura hasta la más pura abstracción.

La abstracción lírica primero y luego el informalismo desafiaron las normas del buen gusto imperantes para culminar en la posibilidad de encontrar goce estético en la destrucción (Arte Destructivo, 1961). Sus propuestas radicales plantearon nuevos modos de mirar la pintura, dando el primer paso para una transformación cuyo impacto puede rastrearse hasta el presente.

«La explosión de la forma» incluye más de cuarenta obras, entre pinturas y esculturas, junto a la documentación (fotografía y banda sonora) de la exposición Arte Destructivo de 1961. Ambientada en los salones del MAT, renovados y actualizados para la museología más actual, la exposición exhibe un conjunto de obras históricas del acervo de los propios artistas y de coleccionistas privados.

Entre los artistas presentes en la muestra que estará abierta hasta el 8 de marzo están Osvaldo Borda, Víctor Chab, José Antonio Fernández Muro, Noemí Gerstein, Alberto Greco, Sarah Grilo, Alberto Heredia, Enio Iommi, Kenneth Kemble, Fernando Maza, Marta Minujín, Miguel Ocampo, Aldo Paparella, Martha Peluffo, Alicia Peñalba, Mario Pucciarelli, Emilio Renart, Kasuya Sakai, Antonio Seguí, Rubén Santantonín, Clorindo Testa y Luis Wells. La curaduría está a cargo de Mariana Marchesi.