La CGT aguarda la contestación del gobierno nacional sobre sus reclamos: un bono universal para los trabajadores estatales, la exención -sin topes- del aguinaldo del Impuesto a las Ganancias, una compensación económica para los salarios convencionales que quedaron desfasados por la inflación, y bonos para jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales.

El día crucial para definir si habrá paro o no será este miércoles, cuando a partir de las 9 se encuentren los dirigentes sindicales, encabezados por Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, con autoridades de la administración de Mauricio Macri en la sede del Ministerio de Trabajo nacional.

El secretario de Finanzas de la central obrera, Abel Frutos, precisó: «El paro está definido y solo hay que fijar la fecha si no hay ninguna respuesta que satisfaga nuestros reclamos, porque hasta ahora lo que está instalado por voceros oficiales no contempla lo que venimos reclamando».

El dirigente cegetista y titular de la Federación de Panaderos añadió: «Oficialmente no tenemos nada, salvo las especulaciones de los medios a través de comentarios de tal o cual ministro, pero esperamos la reunión del miércoles, y el jueves el Consejo Directivo resolverá».

Por su parte, el secretario de Vivienda y Turismo de la central, Roberto Fernández, a la vez titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), sostuvo: «Si no atienden los reclamos de la CGT, el paro es una realidad». Y añadió que «el capital tiene que estar al servicio de la economía y de la gente».

El gremialista de los colectiveros señaló: «El gobierno tendría que ir a la sede de la CGT a manifestar qué fuentes de trabajo va a crear y cómo vamos a salir de esta difícil situación económica».

Además, el dirigente señaló que hay unanimidad en los gremios del transporte para plegarse a la medida de fuerza, que fue resuelta durante el Comité Central Confederal del 23 de septiembre pasado.

Por su parte, Rodolfo Daer, secretario de Producción e Industria de la CGT y titular del gremio porteño y bonaerense de la Alimentación, indicó que «el paro es inevitable en la medida que el gobierno no dé las respuestas que los trabajadores esperan, y no tome nota del malestar y la tensión existente de la mayoría de los argentinos».

Daer puntualizó que «el gobierno debe atender y propiciar la emergencia social, porque hay que reconocer a las organizaciones sociales por su labor para contener a millones de desocupados que podrían haber sido captados por el narcotráfico o el crimen organizado».

En tanto, Acuña, secretario general de la Federación de Trabajadores de Estacionamientos y Garages afirmó que «si las respuestas del gobierno no son satisfactorias va a haber paro».

«El gobierno no puede seguir echando la culpa de los problemas existentes a la herencia recibida», puntualizó uno de los líderes de la CGT, que estaría próxima a fijar la fecha del primer paro general durante la adminsitración macrista.