El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, puso en duda la continuidad de Cambiemos como espacio político, en tanto que embistió contra el consultor Jaime Durán Barba, de quien dijo que tiene «muy poca idea de la realidad de la política territorial de la Argentina».

«El espacio de Cambiemos se consolida como espacio de gestión pero no como espacio político», consideró Monzó en una entrevista con el diario Perfil.

Sobre el consultor ecuatoriano de confianza de Mauricio Macri, el armador político del oficialismo puntualizó: «Su excesiva vanidad lo lleva a excederse en sus atribuciones y apreciaciones sin el conocimiento como para hacerlo. Durán Barba tiene muy poca idea, y casi nada, de la realidad de la política territorial de la Argentina».

«Cuando una persona opina, con apariencia de tener mucho conocimiento de algo que no tiene, ahí hay un exceso. Y eso me produce un encuentro frontal. Cuando Durán Barba opina qué hay que hacer en la Primera Sección Electoral, ahí es donde se complica», disparó Monzó, quien ya se había sacado chispas con el asesor ecuatoriano en la campaña del macrismo de 2015.

Al recargar sus críticas contra Durán Barba, no dudó en afirmar que se trata de un personaje «sobrevalorado» en el macrismo, dado que tiene un compromiso «part time» y que «nunca» una persona que trabaja desde su casa «puede saber más de la situación política que el que está en la calle».

«Duran Barba es un buen consultor de sí mismo. Vende mucho de lo que no es», fustigó Monzó. Y al diferenciarse del purismo que pregona la línea más identificada con el ecuatoriano, el dirigente se declaró partidario de sumar actores del PJ a Cambiemos, dado que «la política empieza a ser líquida y todo es transversal».

«El peronismo tiene dirigentes impresionantes que hay que invitar al poder: Omar Perotti, (Florencio) Randazzo, Julián Domínguez, (Diego) Bossio, (Gabriel) Katopodis o (Juan Manuel) Urtubey», destacó Monzó.