La Cámara de Senadores decidió postergar el debate del proyecto de ley que tiene por objeto establecer los presupuestos mínimos para la conservación, la protección, la restauración ecológica y el uso racional y sostenible de los humedales. Con este fin, devolvieron la iniciativa a la Comisión de Ambiente.

El proyectos impulsado por Fernando «Pino» Solanas, de Proyecto Sur, la riojana Teresita Luna, del Frente para la Victoria (FPV), y la rionegrina Magdalena Odarda, de la Coalición Cívica, tenía más de veinte firmas de apoyo de integrantes de todos los bloques. Además, había sido respaladado por reconocidos investigadores y ambientalistas.

Sin embargo, cuando empezó a debatirse en el recinto, muchos senadores pidieron que vuelva a comisión para modificarlo. ¿Qué motivo esta decisión? Quienes impulsan la ley no dudan en señalar al lobby ejercido por empresarios ligados con los desarrollos inmobiliarios y los agronegocios.

El chubutense del Frente Renovador, Alfredo Luenzo, pidió un «entendimiento más amplio» y una «legislación en la que estemos todos de acuerdo».

Por su parte, el correntino del FPV, Carlos Espínola, hizo una defensa de “los medianos productores que están preocupados por esta ley, porque no saben si van a poder seguir produciendo».

«De ninguna manera el proyecto impide la continuación de las actividades que se vienen realizando en las zonas de humedales. Es fundamental hacer el inventario», aclaró Solanas. Pero su intento fue en vano, ya que la ley prometida por el propio presidente Mauricio Macri en febrero de este año fue frenada y, por su regreso a comisión, seguramente perderá estado parlamentario.