El Presidente fue el único orador del acto del Día de la Militancia en la Plaza de Mayo.

El presidente Alberto Fernández reafirmó hoy que se inicia una «segunda etapa» de su gobierno y subrayó que «el triunfo no es vencer, sino nunca darse por vencido», en una colmada Plaza de Mayo durante el acto por el Día de la Militancia.

El jefe de Estado fue el único orador del acto de la militancia del Frente de Todos, que estuvo representado en todas sus vertientes.

«Las urnas de las PASO nos dejaron un mensaje y nosotros escuchamos ese mensaje; también oímos el mensaje de las elecciones del domingo; tengo muy en claro que hay mucho por hacer y hay muchos que están esperando que este gobierno haga mucho más y lo vamos a hacer porque tenemos la voluntad de hacerlo», dijo el mandatario.

Fernández afirmó que «militar en política es un enorme acto de amor» y convocó a «estar unidos y traccionar todos para un mismo lado» para «dar inicio a esta segunda etapa de gobierno, que empezará «con toda la fuerza para levantar lo que haya que levantar en Argentina».

El Presidente subrayó que «el primer objetivo» de su gobierno «es recuperar la economía de una vez y para siempre» y, en ese marco, afirmó que «este año los sueldos van a ganarle a la inflación y no van a pagar impuesto a las ganancias», al tiempo que señaló que se va a «controlar a los formadores de precios».

Además, el jefe de Estado consideró necesario «trabajar con mucha firmeza» y «reconstruir las fuerzas de seguridad que, al servicio de la democracia, defiendan a los ciudadanos» y «persigan a los delincuentes».

Asimismo, el mandatario criticó a quienes antes de las elecciones legislativas vaticinaron un estallido en la Argentina o difundieron versiones desestabilizantes y les advirtió: «No nos han vencido porque tenemos más ganas que nunca». Y agregó: «El Presidente que está acá es que eligió el pueblo».

Fernández recordó que durante su gobierno se «crearon 300 mil puestos de trabajo en el sector privado y se recuperaron los puestos de 600 mil trabajadores que estaban suspendidos».

«No vamos a parar hasta que cada argentino y argentina encuentre su lugar en el trabajo», puntualizó.

También pidió alzar las voces «con las convicciones de siempre» y dijo que su mayor aspiración es que «en el 2023 los compañeros del Frente de Todos elijan» al que será el próximo candidato a Presidente.

En tanto, el jefe de Estado llamó a «construir juntos este país» con sectores de la oposición que «no expresan odio ni boicotean», una línea de acción en la que a su juicio no figuran el expresidente Mauricio Macri y el diputado electo Javier Milei.

«Si Macri no quiere hablar, que se quede con sus amigos solo, haciendo negocios, y si Milei no quiere hablar, que se quede encerrado con aquellos compañeros que tiene, que niegan la diversidad y el terrorismo de Estado», ejemplificó en su discurso.

Además, Fernández ratificó su compromiso para que «la economía funcione al 100 por ciento y el empleo formal resurja» y convocó a la dirigencia del Frente de Todos a discutir «de frente a la gente» para encontrar «una síntesis que permita avanzar» con las decisiones de gestión.

«Quiero que el tiempo que se inicia no sea un tiempo de silencio entre nosotros», reafirmó el Presidente.