La víctima fue atacada por dos «motochorros» cuando caminaba rumbo a su casa.

Una mujer fue asesinada de dos disparos en la cabeza por dos «motochorros» cuando caminaba rumbo a su casa, en la localidad de Tortuguitas del partido de Malvinas Argentinas. Por el hecho, ya fue detenido uno de los sospechosos, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

Diez minutos antes de asesinar a la mujer, los mismos delincuentes asaltaron a unas pocas cuadras del lugar del homicidio a un transeúnte, a quien le robaron el teléfono celular, una situación que fue registrada por una cámara de seguridad y permitió luego identificar a los asesinos.

El hecho se registró el último domingo cerca de las 9.45 cuando la víctima, identificada como Clarisa Alejandra Farías, de 41 años, regresaba del trabajo caminando a su casa por por la calle Lima al 800.

Según dijeron las fuentes a Télam, testigos indicaron que la mujer fue abordada por dos «motochorros» con intenciones de robo y que cuando intentó defenderse fue atacada con dos tiros en la cabeza.

Rápidamente, la víctima fue traslada herida de gravedad al hospital Abate, de la localidad de Pablo Nogués, donde fue operada, aunque falleció a las pocas horas.

El caso es investigado por el fiscal Gustavo Carracedo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 20 de Malvinas Argentinas, y por personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Martín y la Sub-DDI de San Miguel.

En base a tareas de investigación realizadas, el fiscalsolicitó en las últimas horas al juez de Garantías 3 de San Martín, Mariano Grammático Mazzari, una orden de allanamiento para un domicilio de la calle Washington al 2.200, de la localidad de José C. Paz, donde uno de los sospechosos vivía con su madre.

Como resultado del procedimiento, fue detenido Walter Orlando López, de 38 años, quien sería quien se encontraba como acompañante en la moto y el que efectuó los disparos que mataron a Farías, según indicaron las fuentes consultadas.

En la vivienda se secuestró una pistola calibre 32 marca Browning con seis cartuchos intactos, una campera azul, una motocicleta Keller 150 cc y la cédula verde correspondiente, un chaleco negro, un pantalón beige de trabajo con una franja verde flúor, dos cascos negros y demás pertenencias de interés para la causa, ya que varias quedaron registradas en las filmaciones de la cámara de seguridad.

Antes de ser detenido, el sospechoso le había dicho a su madre: «Me voy a dormir porque mañana tengo que ir a trabajar temprano», contó a Télam un investigador sobre los minutos previos al allanamiento.

El mismo pesquisa aseguró que los vecinos indicaron que López trabaja cortando pasto a domicilio y limpiando terrenos en la zona de casaquintas de Tortuguitas.

El detenido será indagado mañana por el fiscal, acusado del delito de homicidio en ocasión de robo.

En tanto, los pesquisas continúan con los trabajos para dar con el segundo sospechoso, quien sería familiar del ahora detenido, añadieron las fuentes.

Los mismos voceros indicaron que tanto López como su cómplice registran antecedentes por los delitos de «robo agravado, abuso de armas, resistencia a la autoridad y portación ilegal de arma uso civil», bajo la modalidad «motochorro» de 2009 y que recuperaron la libertad a mediados de 2015.

«Detuvieron al asesino de mi hermana, quien le pegó dos tiros en la cabeza», confirmó Claudio, el hermano de la víctima.

El hombre aseguró que al momento del crimen su hermana había salido de su trabajo en un geriátrico de la zona de Villa Tesei y regresaba a su casa, donde vivía con su hija de 15 años.

Un cuñado de Farías, identificado como Martín, aseguró esta mañana que para su familia «fue un robo con intenciones de matar».

«Ella venía del trabajo, en Hurlingham. Esto pasó 9.45, pero antes (los delincuentes) le habían robado a un chico, a quien le pegaron un tiro en una pierna», aseguró el familiar.

Ese primer hecho ocurrió 10 minutos antes, a unas siete cuadras del lugar donde mataron a Farías, y quedó registrado en una cámara de seguridad de la zona.

La víctima de ese episodio fue quien aportó a los investigadores datos sobre cómo estaban vestidos los asaltantes y el número del teléfono que le robaron, que al ser analizado permitió establecer el recorrido que hicieron los delincuentes.

Luego del relevamiento de cámaras particulares y municipales, los pesquisas establecieron que los «motochorros» huyeron por la Ruta 8 hasta la calle Buenos Aires, por donde ingresaron al partido de José C. Paz.

«Justicia, dejaron a una familia destrozada, a una nena de 15 años sin su mamá, no conocí mina más buena y laburadora. Vivía por su hija (…) ¿Por qué? Por qué nos hicieron esto…», publicó una allegada a Farías en su muro de la red social Facebook, acompañado por una imagen de la víctima.