El secretario general de la Unión Tranviaria Automotor (UTA), Roberto Fernández, justificó hoy la adhesión de su gremio al paro convocado por la CGT para marzo al advertir que «cada vez hay más despidos y suspensiones» y que «si esto no camina, en marzo va a haber problemas».

«La medida de fuerza es un hecho», sentenció Fernández, quien agregó: «Los empresarios se comprometieron a frenar los despidos y las suspensiones y esto continúa. Nosotros solo queremos cuidar las fuentes de trabajo».

En declaraciones a Radio Mitre, el líder de la UTA señaló que en la CGT están «preocupados» especialmente por la situación de la industria, donde dijo que «cada vez hay más despidos y suspensiones» y que «si esto no camina, en marzo va a haber problemas».

Además, el dirigente sindical se mostró escéptico respecto de la confianza del gobierno en una eventual baja de la inflación este año y preguntó: «¿A costa de qué van a bajar la inflación, de los salarios? La gente no puede comprar».

En este sentido, Fernández recordó que desde hace un año desde la CGT mantienen conversaciones «buenas e importantes» con el gobierno pero «sin soluciones». Y añadió: «Lamentablemente se prometió mucho y no se cumplió nada. Falta credibilidad. Queremos dialogar con el Presidente (Mauricio Macri), que nos diga que camino va a tomar».

Ayer, la CGT definió la realización de un paro nacional acompañado por una movilización para la segunda quincena de marzo, a la vez que anunció que no volverá a participar de las mesas de diálogo con el gobierno y sectores empresarios.

Según explicaron los miembros del triunvirato que conduce la central sindical, Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, la decisión se tomó al poner en consideración el incumplimiento de los empresarios en el pago del bono de fin de año y por los despidos que se registraron en las primeras semanas del año, además de las últimas medidas del gobierno como la nueva suba de tarifas.