Trabajadores de la empresa Volkswagen aseguran que a partir del 1° de marzo se harán efectivas 600 suspensiones en la planta local de la compañía automotriz. A raíz de esta medida, denuncian «flexibilización laboral» y «despidos encubiertos». Además, le reclaman a la Confederación General del Trabajo (CGT) que «reflexione» e intente frenar esta situación.

«A partir de marzo, 600 empleados podemos quedar suspendidos por un año y medio», remarcó Juan Carlos Amado, quien trabaja hace casi tres décadas en la firma de origen alemán, en declaraciones a Radio 10.

El empleado sostuvo que la decisión fue comunicada por Volkswagen y el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor. Y afirmó: «SMATA dice que es el mejor acuerdo que se puede hacer y que tengamos fe».

En tanto, Amado explicó que todavía no conocen la nómina de los trabajadores que serán suspendidos y pasarán a cobrar «el 75 por ciento en bruto del sueldo». Y añadió: «Hay retiros voluntarios y muchos compañeros se están yendo».