De visitante, contra el último campeón del fútbol argentino, Tigre consiguió un empate por 1 a 1. El partido contra Lanús formó parte de la 8° fecha del Campeonato de Primera División.

En la «Fortaleza» del Conurbano Sur, el Matador arrancó ganado con un gol de Carlos Luna, de penal, a los 6 minutos del segundo tiempo. Pero a los 15 minutos, el delantero «Pepe» Sand marcó, de cabeza, el empate para el Granate, luego de una jugada de pelota parada diseñada por el entrenador Jorge Almirón.

Con esta igualdad, Lanús mantuvo un extenso invicto como local contra Tigre, que no gana en el recinto de Arias y Guidi desde 1958. Sin embargo, el campeón no se pudo recuperar de la derrota ante Quilmes por 1 a 0 del pasado fin de semana y sigue perdiendo terreno en la lucha por la defensa del título, ya que con 10 puntos quedó a 12 del líder Estudiantes de La Plata.

El Matador, que ostenta las mismas unidades, llegó al sexto partido sin derrotas, con cuatro empates y dos triunfos, se acomodó en el certamen, después de un arranque negativo con dos caídas en fila.

En un trámite muy estudiado, el resultado recién se abrió en el segundo tiempo, cuando el zaguero Marcelo Herrera le cometió un infantil penal a Erik Godoy, luego de un tiro de esquina. Y el «Chino» Luna lo transformó en ventaja y quedó a seis del centenar de goles con la camiseta del conjunto de Victoria, del que es ídolo y tercer artillero histórico.

El dueño de casa no tardó en reaccionar ya que unos minutos después Sand concretó de cabeza una buena jugada preparada iniciada por el capitán Maximiliano Velázquez, pero ejecutada por Nicolás Pasquini. El delantero se encontraba en posición adelantada, pero no fue advertida por el árbitro Fernando Echenique.

Con el ingreso del movedizo Marcelino Moreno, el local fue en busca de la victoria pero los dirigidos por Pedro Troglio lograron llevarse un valioso empate de la casa del campeón que dejó conforme a los cerca de dos mil hinchas que ocuparon el sector visitante del Estadio Néstor Díaz Pérez.