En un fallo inédito, el Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil 3 de San Isidro le impuso hoy una condena de 27 años de prisión al joven que tenía 16 años cuando asesinó en 2009 de un escopetazo a Santiago Urbani, durante un asalto en su casa de Tigre Centro.

El condenado es Cristian Darío Villafañe, confeso autor del crimen, quien actualmente tiene 23 años pero era menor de edad cuando mató al joven Urbani.

El mismo juzgado ya había declarado como culpable del homicidio a Villafañe en 2010, junto a otro cómplice que también era menor al momento del hecho, pero la imposición de la pena había quedado en suspenso hasta cuando los culpables fueran mayores.

Los jueces Alberto Villante, Mirta Ravera Godoy y Silvia Chomiez fijaron finalmente la condena en 27 años, una situación inédita en la justicia de menores donde la regla suele ser que las penas se atenúen.

El crimen de Urbani quedó calificado como un «homicidio agravado criminis causa (matar para ocultar otro delito), en concurso real con robo agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real con tenencia ilegal de arma de guerra».

La pena para ese delito es la prisión perpetua, pero la jurisprudencia de la Corte Suprema declaró inconstitucional la pena máxima para un menor de 18 años (en el fallo conocido como «Maldonado”).

Por ese motivo, hoy el tribunal sanisidrense avaló la postura del fiscal de juicio, Andrés Zárate, y fijó una pena numérica elevada por la gravedad del delito cometido.

El hecho ocurrió en la madrugada del 10 de octubre de 2009, cuando cuatro delincuentes interceptaron a Urbani mientras estacionaba su auto y lo obligaron a ingresar a su casa de Avenida Liniers 1988, donde dormían su madre y su hermana.

A través de su cuenta en Twitter, la madre de la víctima, Julia Urbani, manifestó: «Mil gracias a todos! Darío Villafañe, menor al momento del asesinato, fue condenado a 27 años de prision. Cierro un capítulo, gracias!».