Con un gran partido del Chino Luna, quien convirtió los dos tantos, Tigre venció a Chicago por 2 a 0 en Victoria y consiguió su tercer triunfo consecutivo, lo que le permitió llegar a los 21 puntos. Por su parte, el Torito sigue sin ganar en el campeonato y quedó con solo cinco unidades.

El goleador del Matador abrió la cuenta, de tiro penal, a los 32 minutos del primer tiempo, y luego definió el encuentro disputado en el estadio José Dellagiovanna, a los 16 de la segunda parte, con una definición cruzada ante la salida del arquero.

El clásico del ascenso que se trasladó a la máxima categoría. Ambos equipos volvieron a cruzarse luego del partido de la promoción de 2007 que ganó el Matador para lograr el ascenso a Primera División.

Desde el inicio, fue el conjunto local, dirigido por Gustavo Alfaro, el que salió a buscar el partido. Y luego de algunas aproximaciones obtuvo la ventaja cuando Abel Masuero derribó en el área a Facundo Bertoglio y el árbitro Fernando Rapallini marcó el penal que convirtió en gol Luna, quien eligió el palo derecho cuando el arquero Alejandro Sánchez se tiró para el lado contrario.

Con el gol a favor, el equipo de Alfaro se retrasó unos metros y le cedió la pelota al representativo de Mataderos, que desnudaron todas sus falencias en la creación de peligro. Recién en la segunda etapa, el conjunto dirigido por Alejandro Nania generó jugadas claras, pero con tiros desde afuera del área.

El desarrollo se definió a los 16 minutos del segundo tiempo, cuando Facundo Sánchez trepó por la derecha y con un centro habilitó al Chino, quien con su pierna menos hábil acomodó la pelota ante la salida del arquero visitante.

Tigre sumó el sexto triunfo, el tercero en fila, y quedó en una posición expectante; mientras que Chicago, que había empatado con Boca Juniors y Racing Club (ambos 0 a 0), dejó una mala imagen y sigue penando en el último lugar.