Esta decisión originaría un problema económico con uno de los patrocinadores del certamen.

El gobierno qatarí le exigió hoy a la FIFA que no venda cerveza en los estadios en los cuales se jueguen partidos de la Copa del Mundo, una decisión que originaría un problema económico importante con uno de los patrocinadores principales, señaló hoy la prensa inglesa.

Según el periódico británico The Times, Qatar, a instancias de la familia real, está presionando a entidad que rige el fútbol a nivel mundial para que cese la venta de cerveza en los estadios, uno de los pocos lugares en los que se puede consumir alcohol durante el certamen junto a las denominadas «fan zones».

Esto pondría en un compromiso a la FIFA con Budweiser, patrocinador principal del evento, que podría exigir una indemnización millonaria al no recibir la visibilidad requerida y no poder comerializar sus productos en las canchas.

Qatar es un país en el cual el consumo de bebidas alcohólicas está restringido y solo se pueden beber en algunos hoteles de Doha. Además, un litro de cerveza en Qatar ronda los 13 euros.

Durante la Copa del Mundo esta normativa se relajó un poco, auque sigue sin poder comprarse alcohol en supermercados.

Para poder hacer frente al torneo, en los hoteles, «fan zones» y estadios se han habilitado «horas felices» y permitido la venta de alcohol, aunque con restricciones, para que la gente no pueda comprar más de dos cervezas al mismo tiempo.