El obispo emérito de de la Diócesis de San Isidro, Jorge Casaretto, manifestó hoy que «hay gente que se resiste a pensar en los subsidios, pero son necesarios porque hay un millón de chicos que no estudian ni trabajan». Sin embargo, el religiosos puntualizó que «el subsidio sin trabajo y sin educación no tiene sentido».

Miembro de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado nacional, Casaretto reclamó profundizar el diálogo entre los sectores en una Mesa Social: «Es una de las cuestiones que hemos propuesto, me parece que el gobierno está interesado en armar distintos ámbitos. Se ha aceptado no como una Mesa Social sino como varias mesas sociales. No es algo institucionalizado, pero tiene mucho diálogo con todos los movimientos sociales que están surgiendo con fuerza. Y la Pastoral está acompañando».

«Puede ser que comenten que es peronista, pero no es tan así. ¿La relación con (Mauricio) Macri? Si le sonrió o no, son cosas de chiquitaje», concluyó el prelado al referirse a la ideología política del Papa Francisco y su viculación con el Presidente.