Dos delincuentes que acababan de robar dinero, ropa y un auto de lujo en la casa de un contador en el barrio El Golf del complejo urbanístico Nordelta fueron detenidos hoy cuando huían a nado y con chalecos salvavidas por uno de los lagos internos, luego de abandonar un bote, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió esta mañana, alrededor de las 8.30, cuando vigiladores del barrio privado advirtieron que tres personas escapaban de la vivienda del lote 357, perteneciente a un contador de 50 años, donde no había nadie.

Los asaltantes escaparon en uno de los tres autos de alta gama que estaban estacionados en la vivienda, un lujoso Audi TT, y eso fue el movimiento sospechoso detectado por los custodios privados.

Los tres ladrones dejaron el Audi abandonado a unos 500 metros, cerca del lote 583, en un sector del barrio lindero al lago central, y cuando estaban por subir a un bote con el que querían escapar navegando llegó el personal de la empresa de seguridad Watchman y efectivos policiales del destacamento de Villa La Ñata, con jurisdicción en esa zona, agregaron las fuentes policiales.

Los tres delincuentes se arrojaron al agua, algunos con los chalecos salvavidas, y nadaron rumbo al barrio en construcción El Virazón, también dentro de Nordelta, donde dos de ellos fueron detenidos al llegar a la orilla. Sin embargo, el tercero logró escapar.

Los investigadores comprobaron posteriormente que para ingresar al domicilio del contador los ladrones violentaron una de sus puertas.

Además de algo de dinero, y el auto que usaron para movilizarse, los delincuentes robaron ropa, entre otras prendas, varias camisetas de fútbol que quedaron flotando en el lago.

Los aprehendidos son hermanos, uno tiene 33 años y el otro 22, y comparten el mismo domicilio en la localidad de Virreyes, del partido de San Fernando. El caso es investigado por el fiscal Sebastián Fitipaldi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Benavídez, quien indagará a los detenidos en las próximas horas.

La sospecha del fiscal es que los delincuentes pudieron haber ingresado ayer nadando a Nordelta desde el exterior y permanecieron refugiados hasta esta mañana cuando decidieron ingresar a la casa del contador, atraídos por los tres autos de alta gama que había en la propiedad.