Desde la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas aseguran que es consecuencia de la acción humana.

Rafael Colombo, miembro de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, aseguró hoy que la actual bajante del Río Paraná «es un auténtico holocausto ambiental» y que es consecuencia de la acción humana asociada a la expansión del modelo agroindustrial, a la que se suman los efectos del cambio climático.

«Lo que está ocurriendo en el Río Paraná es un auténtico holocausto ambiental y es el resultado directo de una serie compleja de intervenciones antrópicas asociadas a la expansión del extractivismo agroindustrial, ganadero, forestal, fluvial y minero», dijo el especialista.

En este sentido, Colombo detalló que la bajante «está ligada al modelo agroproductivo argentino de expansión de la frontera agropecuaria, el incremento de superficies de cultivo como la soja, el maíz o el trigo, que son al mismo tiempo parte de un modelo agroindustrial que trae muchísimos impactos sobre la tierra a partir del uso de millones de litros de insecticidas agrotóxicos».

Asimismo, el profesional destacó, en diálogo con Radio Urbana, que «la hidrovía Paraná – Paraguay es el cauce de salida del 80% de las exportaciones argentinas», por lo que «navegan miles de embarcaciones que transportan millones de toneladas de mercadería año tras año».

«Eso genera mucha presión y mucho hostigamiento sobre el Río Paraná y, por supuesto, también está ligado a la pérdida y a la conservación del suelo fruto del deterioro de bosques, selvas y montes nativos que han generado que los suelos hayan perdido la capacidad de absorber el agua de las lluvias para poder preservarla y, posteriormente, derivarla a vertientes, arroyos», detalló.

Sobre esto, Colombo explicó: «Son muchas las causas que han incidido en las últimas décadas para que tengamos una situación de estrés hídrico como la que atraviesa el Río Paraná. Entre ellas, el cambio climático y la ocurrencia de eventos climatológicos extremos».

Por esta razón, el especialista aseguró que se da cada vez más una alternancia entre sequías y lluvias concentradas y prolongadas, lo cual contribuye a la intensificación de la bajante.

En cuanto a las imágenes que circularon recientemente donde se ven bancos de arena producto de la bajante del curso de agua, el abogado dijo que es una situación «que se está registrando en casi todo el Río Paraná que comprende varias provincias: Corrientes, Misiones, Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires».

«Se han registrado niveles de bajante históricos que superan las estadísticas de por lo menos últimos 50 años», alertó.

Sobre las consecuencias de esta situación, Colombo sostuvo: «Estamos yendo hacia un proceso de sabanización de nuestros ecosistemas, es decir, se vuelven sabanas, que son ecosistemas secos, áridos, típicos de zonas tropicales y subtropicales».