Tanto el director General de Escuelas, Alejandro Finocchiaro, como el ministro de Economía, Hernán Lacunza, admitieron que la gobernadora María Eugenia Vidal podría fijar el aumento salarial para los docentes por decreto.

Las negociaciones entre el gobierno provincial y los sindicatos están empantanadas desde hace semanas en la única oferta de incremento de 18% en cuatro tramos.

Finocchiaro, al referirse al paro nacional docente ya convocado para el 6 y el 7 de marzo próximos, dijo que «tiene una clara intencionalidad política». Y para «asegurar» el inicio de las clases, reconoció que se estudia la posibilidad de establecer el aumento salarial de manera unilateral.

«Vamos a utilizar todas las herramientas constitucionales y legales para iniciar el ciclo lectivo de este año y asegurar el derecho social a la educación de nuestros chicos», enfatizó el funcionario, quien para desacreditar la medida de fuerza señaló: «No es lo mismo el gremio de los docentes que los docentes. Los que lanzaron el paro no representan a la mayoría de los docentes».

En la misma línea se pronunció Lacunza, quien declaró: «El 18% que le ofrecemos a los docentes es el esfuerzo que podemos hacer». Y reconoció que si bien «no es la primera opción», el aumento por decreto es una poibilidad.

«Si el aumento que le damos a los docentes es mayor al 18%, después me van a llamar para preguntarme por qué subimos los impuestos», se excusó el funcionario, quien se animó a asegurar que «el salario docente siempre le ganó de mano a la inflación» y que los maestros «no perdieron poder adquisitivo».

El funcionario, al igual que otros integrantes del gabinete de Vidal, adjudicaron las posturas de los sindicatos a «un condimento político» que, según su visión, «dificultaba todo». Y señaló: «La decisión de los docentes de ir al paro nos tomo por sorpresa, nos enteramos por televisión».