Compartir en:

En el Polideportivo Mariano Moreno de Troncos del Talar, se llevó a cabo el brindis de cierre de año con más de mil trabajadoras y trabajadores vecinales, quienes colaboran en tareas de contención con los vecinos de los sectores más vulnerables de las distintas localidades. En ese marco, el intendente Julio Zamora señaló: “Tenemos que construir un camino unidos para combatir la decepción que sienten los argentinos”, con relación a las promesas incumplidas de las autoridades nacionales.

“Los que votaron esta propuesta de gobierno se sienten engañados, porque prometieron pobreza cero, rebajar el impuesto a las ganancias, no devaluar y lo que vimos fue desempleo y tarifazos. Tenemos que construir un camino unidos para combatir la decepción que sienten los argentinos”, expresó el jefe comunal.

El encuentro reunió a trabajadoras y trabajadores vecinales de Benavídez, Tigre Centro, Ricardo Rojas, Rincón de Milberg, General Pacheco, El Talar, Dique Luján, Don Torcuato y Troncos del Talar. “El corazón que le ponen a lo que hacen durante todo el año es admirable. Siempre están para aquellas personas que necesitan un alimento, un medicamento o una atención especial. Acompañan la gestión con una garra impresionante”, destacó el mandatario.

Durante la tarde, las agasajas y los agasajados disfrutaron de espectáculos musicales, bailes y sorteos de electrodomésticos. Además, recibieron una ayuda económica de 1.800 pesos y una caja navideña.

“Ellas y ellos son el corazón de nuestro distrito y fundamentalmente son el primer contacto que el vecino tiene con el gobierno local. Agradezco la confianza que depositó el intendente en este nuevo grupo de trabajo para llevar adelante este camino juntos”, manifestó la flamante secretaria de Desarrollo Social y Políticas de Inclusión, Roxana López.

Posteriormente, los invitados y los funcionarios municipales realizaron el tradicional brindis, durante el que compartieron mensajes de prosperidad para 2019. Además, Zamora recordó con sentidas palabras a Clara Juárez, quien se desempeñaba como trabajadora social en el barrio La Paloma.