El intendente Julio Zamora recorrió las tareas de tendido de agua potable en los barrios La Mascota y El Arco, en la localidad de Benavídez.

“Esta obra es el hecho más trascendente de los últimos años; que los vecinos de estos dos barrios, más El Claro y La Mascotita, puedan empezar a tener en sus canillas agua potable es uno de los objetivos más importantes y esperados por nuestra comunidad”, destacó el jefe comunal.

En La Mascota, los trabajos ya finalizaron y más de 400 familias ya disponen del servicio. Mientras que en El Arco y El Claro, las obras están avanzadas.

“Estoy orgulloso por poder trabajar junto a Aysa y el gobierno nacional para que esto sea una realidad para todos los vecinos. Esto habla de un compromiso de obras que lleva su tiempo y se va cumpliendo en los términos que propusimos cuando firmamos el acuerdo”, agregó el intendente.

Los trabajos comprenden desde la Ruta 9 hasta el Arroyo Claro y abarcan la colocación de 3.300 metros de cañería con 311 conexiones domiciliarias y 1.244 vecinos beneficiados. Una vez concluidos, continuarán hasta la calle San Luis.

En tanto, en La Mascotita, como comúnmente se conoce a la zona del Barrio La Bota delimitada por las calles Pacheco, Corsini, Libertad y Formosa, se avanzará próximamente en la instalación de agua potable. En este caso, comprendiendo 3545 metros de cañerías con 367 conexiones domiciliarias para 1.470 habitantes.

Además, Zamora habló sobre las próximas obras cloacales: “Este año se van a dar también las licitaciones en cloacas para localidades como Benavídez, General Pacheco, Don Torcuato, Troncos y El Talar. Vamos a cumplir con la promesa y el compromiso, tanto de las autoridades nacionales como municipales, para trabajar en conjunto y darle la infraestructura necesaria a la comunidad. Sin dudas, tanto el agua potable como las cloacas van a ser las obras más importantes que va a tener Tigre en los últimos 30 años”.