Junto funcionarios y delegados municipales, el intendente Julio Zamora recorrió obras de revalorización urbana en las localidades de Benavídez, El Talar y Don Torcuato.

La recorrida inició en Gorriti y Montes de Oca, en Benavídez Norte, donde el jefe comunal inspeccionó la culminación de la construcción de veredas y la demarcación vial en cordones, sendas peatonales y rampas para personas con discapacidad. Es un trayecto de 800 metros comprendido entre Ruta 9 y Jacques. Además, conversó con comerciantes y escuchó sus inquietudes.

«Estamos con una presencia muy fuerte en materia de servicios públicos en todo el distrito, con el objetivo de responder a las demandas de la comunidad. Son tareas que significan una mejor calidad de vida para cada vecino», señaló el jefe comunal y agregó: «Es fundamental estar muy cerca de la gente, en especial de los comerciantes porque a lo largo de esta pandemia sus ventas han bajado mucho. Estamos trabajando junto a los gobiernos nacional y provincial, uniendo esfuerzos para que la Argentina salga adelante».

Posteriormente, Zamora se trasladó hacia el barrio La Paloma de El Talar. Allí, constató la revalorización de la zona con la construcción de nuevas veredas sobre Valle y Cruz del Sur, en un total de 400 metros desde Antares hasta Gutiérrez. Además, monitoreó el entubamiento de 200 metros en Las Violetas y El Lucero y la primera parte de la instalación de nuevas luminarias de mercurio halogenado en Los Alelíes, entre El Lucero y Antares. En total, se colocarán 400 artefactos que brindarán mayor seguridad.

Por último, el intendente se dirigió hacia Calderón de La Barca, entre Colón y Juncal, en Don Torcuato Oeste, donde se pusieron 20 nuevos artefactos de mercurio de 250 grados. En el lugar, también dialogó con los vecinos presentes sobre las obras previstas.