Compartir en:

Tras el fallido tratamiento sobre tablas en la última sesión del año del Concejo Deliberante del proyecto de ordenanza enviado por el departamento ejecutivo para autorizar el ingreso del servicio de transporte público a la megaurbanización Nordelta, el intendente Julio Zamora reclamó esta tarde a los ediles que que la iniciativa sea puesta en consideración en una sesión extraordinaria.

El martes último, por el voto negativo de los concejales de Cambiemos y del edil Javier Forlenza, de Unidad Ciudadana, el cuerpo legislativo local no logró reunir los dos tercios de los votos para avanzar, como pretendía el jefe comunal, con el tratamiento especial del expediente que habilita la circulación de los colectivos de la línea 723 por la avenida troncal del complejo de countries.

Si bien esta era una alternativa que autoridades municipales venía negociando desde hace meses con representantes de Nordelta, esta situación se precipitó tras la protesta protagonizada semanas atrás por empleadas domésticas para denunciar que eran discriminadas al no permitirles utilizar el servicio de combis que brinda la empresa Mary Go, principalmente, para los habitantes de la urbanización.

“Ya veníamos negociando desde hace unos cuantos meses con vecinos y representantes de los barrios de Nordelta la incorporación del transporte público. Les había propuesto un plazo de tres meses para que den una propuesta alternativa”, relató Zamora en declaraciones a Radio Con Vos.

“Pasaron tres meses y recibí una nota de los vecinos que venían negociando con el Municipio autoimponiéndose un plazo hasta abril del año que viene. A partir de eso, empezamos a ver cómo mandábamos la ordenanza, la estábamos evaluando, la estábamos diseñando, pero este hecho con las trabajadoras desencadenó la decisión de mandar el proyecto rápidamente”, continuó el intendente.

Además, el mandatario remarcó que no solo las empleadas domésticas están reclamando el ingreso de los colectivos, sino también otros trabajadores que se desempeñan dentro del complejo de countries y hasta vecinos de estos barrios privados.

Además, sobre el uso del camino troncal de la urbanización, también conocida como Avenida de los Lagos, el jefe comunal explicó: “Esa es una avenida que desde hace mucho tiempo está en guarda a favor de Nordelta. En su momento, el intendente (Ricardo) Ubieto la dio en guarda porque era un desarrollo incipiente”. Y agregó: “Después asumió Sergio Massa como intendente y comenzamos con las autoridades de Nordelta un diálogo para que esa guarda se mantenga a cambio de obras. Así construimos la segunda mano del camino Bancalari – Benavídez”.

Finalmente, Zamora dejó en claro su postura: “Estoy mandando una nota al Concejo Deliberante exhortando a sus miembros a que le den un tratamiento (al proyecto de ordenanza) con la celeridad que requiere este caso. Por lo general, un expediente que va a comisión, depende de la prioridad que se le dé, puede salir inmediatamente o en muchos meses. A mí me parece que la dimensión que ha tomado este tema amerita que los concejales puedan evaluar rápidamente la propuesta del ejecutivo y la puedan poner a consideración en una sesión extraordinaria”.

“En una sesión extraordinaria se puede tratar este tema, para eso tiene que haber un pedido de ocho concejales”, concluyó el mandatario local. De esta manera, Zamora le tiró la pelota nuevamente a los concejales y parece no estar dispuesto a dejar que la pateen para adelante.