El intendente Julio Zamora presentó el programa de telemedicina municipal que permite realizar un seguimiento a distancia de pacientes sospechosos de coronavirus y brindar atención a otros con patologías leves, enfermedades crónicas, adicciones o problemas de salud mental. Además, la plataforma cuenta con un servicio de teleducación para efectuar cursos de preparto y salud sexual y reproductiva.

El gobierno local diseñó este nuevo servicio conforme a las recomendaciones ministerios de Salud provincial y nacional, con el objetivo de facilitar el acceso a la atención sanitaria de manera remota durante la pandemia de Covid-19.

«Estamos lanzando un programa de asistencia virtual para atender consultas de pacientes que denominamos ‘códigos verdes’. A los vecinos que llaman al SET para evacuar dudas respecto a su salud, si el operador determina que es una patología leve, se les ofrece el servicio de telemedicina para que solucionen sus inquietudes», explicó el jefe comunal y detalló que las grabaciones de estas consultas se incorporan a «las historias clínicas electrónicas de los pacientes para tener un registro preciso».

Además, Zamora explicó: «Con este servicio también sumamos la teleducación: son cursos de preparto, salud sexual y reproductiva que se daban en los centros de salud locales y que debido al aislamiento no se pueden realizar de forma presencial».

Por su parte, el secretario de Salud, Fernando Abramzon, sostuvo: «Esta herramienta es un salto tecnológico muy importante para Tigre. Se trata de facilitarles el acceso a la salud a los pacientes en este marco de pandemia. El SET está respondiendo a 11 mil llamados mensuales dentro de los cuales la gran mayoría corresponde a personas que no corren peligro de vida. El objetivo central de este nuevo paso es aplicar de una manera más eficiente los recursos de aquí en adelante».

Los centros de salud del distrito seleccionarán el listado de pacientes que requieran seguimiento y los contactarán para coordinar los turnos. Luego, en los días pactados se les enviarán los datos para que puedan acceder a las videollamadas.

Las teleconsultas tendrán una duración máxima de 20 minutos, serán grabadas y los registros quedarán asentados en las historias clínicas electrónicas de los pacientes.

Por su capacidad de canalizar consultas de manera remota, la telemedicina tiene una contribución fundamental para gestionar la atención de la salud en este contexto de pandemia, cuando la demanda de servicios médicos crece exponencialmente y, al mismo tiempo, es clave moderar el contacto físico entre profesionales y pacientes para prevenir contagios.