El intendente Julio Zamora manifestó su preocupación por la situación que viven los 650 trabajadores de la planta de Sancor en Don Torcuato, ubicada en la colectora de la Autopista Panamericana, quienes no cobran sus salarios hace dos meses.

“Llamo a la reflexión al gobierno nacional para que haya una pronta solución al conflicto que atraviesa la empresa Sancor. Hay 650 familias que no tienen ingresos y cuyos puestos de trabajo corren peligro”, manifestó el jefe comunal.

Zamora hizo estas declaraciones tras recibir en su despacho a los delegados Marcelo Báez y Leonardo Perrén, con quienes habló acerca de la difícil situación que atraviesan los empleados de la empresa láctea por el atraso en el pago de sus sueldos y la incertidumbre acerca del futuro de la compañía.

Durante el encuentro, el mandatario se comunicó con autoridades del Ministerio de Trabajo provincial, a quienes les transmitió la problemática de los trabajadores locales de Sancor y les solicitó su colaboración para solucionar el conflicto.

Cabe recordar que Sancor atraviesa una profunda crisis que pone en riesgo la estabilidad laboral de sus más de 4 mil empleados en todo el país.