El intendente Julio Zamora monitoreó trabajos de mantenimiento urbano que se desarrollan en las localidades de Benavídez, General Pacheco y El Talar. Son tareas de conexión de luminarias y construcción de veredas y espacios de esparcimiento.

En Ruta 9 y Lavalle, se realizan veredas con hormigonado para estacionamiento. En una primera etapa, se efectúan 80 metros de un total de 300, que abarcarán el sector comprendido por Sarmiento entre Perna y Liniers. A su vez, se concretó el recambio de 250 luminarias en Freire, Reconquista y Salvador, en Benavídez Sur.

«Estuvimos recorriendo el centro comercial de Ruta 9 en Benavídez, donde estamos haciendo 300 metros de veredas de hormigón y vamos a continuar hacia la zona del cementerio. También supervisamos la instalación de luminarias en el barrio El Prado, las cuales brindan mayor seguridad para vecinos y vecinas», destacó el jefe comunal, quien dialogó con comerciantes de la zona.

Luego, el mandatario visitó la escuela 36 de General Pacheco. Allí, se trabaja en la construcción y el ensanche de veredas en Pueyrredón, Caracas y Río de Janeiro, adaptadas para personas con discapacidad. «Desde el Municipio seguimos trabajando muy fuerte para hacer espacios públicos más accesibles. Por eso, escuchamos las necesidades y sumamos a esta escuela rampas que eran necesarias», resaltó el intendente.

Por último, Zamora recorrió la senda aeróbica de Paul Groussac, entre Perú y 25 de Mayo, en el barrio La Paloma de El Talar. La renovación se desarrolla sobre los 700 metros, donde se instalaron 16 nuevos juegos aeróbicos, dos mesas de ping pong, una cancha de básquet, una de minibásquet, una de fútbol tenis, un sector de juegos de mesa, nuevo mobiliario urbano y una calistenia. También se realizaron tareas de parquización y colocación de 23 columnas de luz con tres brazos.

Al respecto de la renovación del lugar, el jefe comunal dijo: «Este espacio va a tener un reconocimiento especial a quienes trabajaron incansablemente por los derechos humanos: las Abuelas de Plaza de Mayo. Ellas mantienen viva la memoria y contribuyen a sanar una herida muy grande que dejó la dictadura en los argentinos. Será un punto de encuentro para la comunidad, de calidad y con mucha seguridad».