Tras la protesta frente al Palacio Municipal por el despido de 14 profesionales monotributistas de las áreas de Fortalecimiento y Violencia Familiar, el intendente Julio Zamora aclaró que busca «garantizar la fuente de trabajo de todos» y responsabilizó por la falta de acuerdo al sindicato que representa a estos trabajadores desafectados.

«La organización gremial (Cicop) que representa a estos trabajadores monotributistas no nos permite llegar a una solución, pero esperamos que entren en razón. Estamos dispuestos a mantener a todo el personal y a no despedir a ningún trabajador ni a cortar ningún contrato», manifestó el jefe comunal en declaraciones radiales.

Además, el mandatario relató las medidas de ajuste tomadas en el marco de la cuarentena: «Desde el 20 de marzo cuando declaramos la emergencia municipal, redujimos el salario del intendente y el secretario general en un 50% y entre un 25% y un 50% el de nuestros funcionarios, achicamos nuestro gabinete de 14 a 7 secretarías y redujimos los contratos grandes que teníamos».

«Todas estas medidas fueron tomadas en función del principal objetivo que tenemos como municipio, que es el de garantizarle a los vecinos de Tigre los servicios básicos, como salud, seguridad, servicios públicos y acción social directa», agregó Zamora.

“Orientamos recursos a la adecuación para la pandemia. Hicimos un centro de aislamiento, readecuamos el HDI de Benavídez que cuenta con 30 camas y también estuvimos trabajando en acondicionar el Hospital Provincial de General Pacheco”, explicó el intendente.

Además, el jefe comunal remarcó: “Lo que queremos es, mediante el análisis prospectivo que hicimos de la evolución económica que va a tener el Municipio en los próximos meses, garantizar la fuente de trabajo a todos. Y eso es lo principal”.

Por otra parte, Zamora salió al cruce de las críticas hacia los recortes salariales y los despidos efectuadas desde el massismo. “Este esfuerzo lo tenemos que hacer entre todos y acá no puede haber lugar para ventajistas o acciones mezquinas que no le hacen bien a nuestra sociedad”, dijo el intendente.

En la misma línea, aunque sin nombrarlos, el jefe comunal apuntó a la titular de Aysa, Malena Galmarini, y los concejales del Frente Renovador, quienes en paralelo ocupan cargo en distintos organismos gubernamentales. «Lo único que pido es que los dirigentes nacionales, que representan a un gobierno al que yo apoyo, entiendan que la situación económica es complicada, y que no es momento para buscar ventajas», enfatizó el mandatario local.

«Estamos pasando por una situación que nunca vivimos. Estamos en una pandemia, es un hecho histórico que no había pasado nunca. A situaciones excepcionales, tenemos que dar respuestas excepcionales», explicó Zamora.

“Hace seis años que soy intendente y durante todos estos años estuvimos trabajando por la dignificación de nuestros trabajadores”, valoró el intendente.

“Lo que yo quiero es llegar a la otra orilla, donde se recupera la económica, con todos los trabajadores municipales adentro”, concluyó el jefe comunal.