En una entrevista exclusiva con el Periódico Viví tu ciudad, el intendente Julio Zamora hizo un balance “positivo” del desarrollo del aislamiento obligatorio en el distrito y valoró el “esfuerzo notable” de la comunidad “para ralentizar la propagación del virus”, aunque advirtió que no hay que “bajar la guardia”.
Además, el mandatario local destacó “la gran inversión municipal” realizada para el reacondicionamiento del Hospital de Diagnóstico Inmediato (HDI) de Benavídez y la creación del Centro de Aislamiento de Emergencia en Troncos del Talar.

-¿Qué balance hace del desarrollo de la cuarentena en el distrito?
-Es positivo, vemos que se ha entendido la importancia de las normativas actuales como una forma de solidarizarse con el otro. Al principio quizá transitaba más gente para el ingreso y egreso de la ciudad sin permiso, pero luego fueron cumpliendo las medidas también por su propia seguridad.

-¿Se registraron complicaciones para el cumplimiento del aislamiento en alguna zona en particular?
-Se trabaja para que la toma de conciencia sobre lo que ocurre llegue a cada barrio. En líneas generales, todas las localidades vienen mostrando un cumplimiento importante.

-¿Por que Tigre fue uno de los primeros distritos en determinar la obligatoriedad del uso de barbijos caseros o tapabocas? ¿Se está respetando la norma?
-Tomamos la decisión de decretar el uso de mascarillas y/o tapabocas en la vía pública para limitar la circulación del virus Covid-19 y minimizar el riesgo de contagio. La Organización Mundial de la Salud considera a las personas enfermas asintomáticas como una potencial fuente de contagio; y existen experiencias en otros países que, al haber implementado el uso obligatorio de estos elementos en su población, han podido reducir sustancialmente la propagación del virus. Contamos con una gran conciencia y cumplimiento por parte de nuestra comunidad.

-El Municipio creó un Centro de Aislamiento de Emergencias en Troncos del Talar y dispuso que el HDI de Benavídez esté destinado a los pacientes con coronavirus que requieran internación. ¿Estos establecimientos ya están preparados para atender un posible crecimiento de la demanda? ¿Cómo fueron equipados?

-Con una gran inversión municipal, equipamos el HDI de Benavídez con 30 camas, 10 de ellas de terapia intensiva de alta complejidad y otras 20 para casos de mediana complejidad, además de respiradores y monitores multiparamétricos.
En paralelo, pusimos en marcha el nuevo Centro de Aislamiento de Emergencias de Tigre, ubicado en Troncos del Talar. Es un espacio de 11 mil metros cuadrados cedido por un empresario, que cuenta con 500 camas de internación, con posibilidad de ampliarlo a mil, para pacientes infectados por coronavirus con patologías leves que deban realizar el aislamiento.

-¿Es importante que haya sido nombrado como director del hospital provincial de General Pacheco el doctor Diego Morera, quien formaba parte del equipo de salud municipal? ¿Esto facilita la articulación del trabajo en esta emergencia sanitaria?
-El doctor Morera trabajó en nuestro equipo y es una buena noticia que podamos contar con su dirección en un hospital tan importante para el distrito y la Zona Norte. Desde un primer momento analizamos conjuntamente las principales demandas del establecimiento en materia de infraestructura y prestación de servicios. Estamos para colaborar en lo que haga falta para poner de pie este lugar, que será muy útil en la atención durante la pandemia.

-Usted estuvo recorriendo el hospital provincial días atrás. ¿En qué situación de infraestructura, equipamiento, insumos y recursos humanos se encuentra? ¿Qué obras ya está realizando el Municipio en el lugar?
-Comprobamos un estado de abandono muy grande. Por eso, comenzamos con trabajos de infraestructura que permitirán mejorar las prestaciones a la comunidad y fortalecer las condiciones de trabajo del cuerpo médico. Algunas de las obras que llevamos a cabo son la colocación de membranas y nuevas cañerías en el techo del edificio para evitar filtraciones, trabajos de mampostería, reconstrucción de rampas para personas con discapacidad en el exterior y reparación de la iluminación.

-¿Cómo está respondiendo el Municipio a la demanda de asistencia social de los sectores más vulnerables? ¿Hubo un crecimiento de la demanda de alimentos de familias y comedores locales?
-Llevamos adelante una serie de políticas tendientes a asistir a los sectores más golpeados. Realizamos entrega domiciliaria de alimentos a personas en extrema vulnerabilidad sociosanitaria y población de riesgo; ha aumentado la cantidad de beneficiarios del programa alimentario de emergencia, que llega hoy a 12 mil familias. Reforzamos con doble ración la entrega municipal mensual de mercadería a los 180 merenderos y comedores del distrito y, desde que comenzó la pandemia, entregamos 170 toneladas de alimentos, abarcando unas 14.500 familias. El Servicio de Emergencia Social también aumentó la capacidad de respuesta ante el incremento de la demanda.
Por otro lado, el refugio municipal para personas en situación de calle extendió su horario a “hogar 24 horas”. Asimismo, se habilitó una línea de WhatsApp de guardia para asesoramiento de urgencia en materia de políticas de género y violencia familiar; y desde el área de Promoción y Fortalecimiento Familiar se atendieron más de 100 consultas durante la cuarentena.

-En estos días, se multiplican las quejas de los vecinos por el aumento de los precios. ¿Qué situaciones encuentran los inspectores municipales en los operativos que están desarrollando? ¿Tienen cuantificada la cantidad de clausuras y sanciones a comercios que aplicaron desde el inicio de la cuarentena?
-Se hicieron 260 inspecciones en comercios de todo el distrito. En relación a los precios máximos, lo que hacemos es intimar a que todos se adecúen y que también se respeten las reglas de distanciamiento social entre clientes, así como las normas de prevención. En caso de detectar infracciones se labran actas y, cuando son situaciones de manifiesto incumplimiento que afectan el desarrollo adecuado de la actividad comercial, se clausura el local por las normativas que facultan al Municipio para proceder. Queremos ayudar a garantizar el abastecimiento de mercadería y controlar el abuso de precios frente al impacto de la pandemia.
A diario se realizan controles de distintas áreas municipales con la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), en zonas y centros comerciales en las localidades de Tigre Centro, Troncos del Talar, Las Tunas, Ricardo Rojas, Don Torcuato, El Talar, General Pacheco y Benavídez. También se aplicaron contravenciones por falta de condiciones de higiene y por la presencia de mercadería sin reglamentación.

-¿Está preocupado por las consecuencias económicas provocadas por la cuarentena? ¿Cómo está impactando esta situación en la recaudación municipal?
-Por supuesto. Nosotros estimamos que este mes vamos a recaudar un 40% de lo que veníamos ingresando a las arcas municipales. Es un dato que preocupa, porque dificulta el sostenimiento de los servicios que venimos brindando a la comunidad. Si no hay medidas que tengan en cuenta la situación de los gobiernos locales, que sostienen en el territorio políticas sociales y el cumplimiento del aislamiento, se nos va a hacer más difícil el pago regular a proveedores y los sueldos. Hay cierta espalda financiera, pero no tanta porque la recaudación cayó de manera abrupta.

-Hasta el momento, ¿cómo evalúa la articulación que se está dando entre el Municipio y los gobiernos provincial y nacional para responder a esta emergencia?
-El Presidente (Alberto Fernández) ha tomado decisiones clave como el aislamiento, el cierre de fronteras, etcétera, y posteriormente sentó en una misma mesa a gobernadores, luego a intendentes y también a actores sociales y económicos representativos de la Argentina. Adelantarse en la toma de decisiones frente a lo que ocurría en China y en Europa permitió trabajar en mejorar las condiciones de nuestras ciudades para lo que venía. Esta articulación de los tres niveles del Estado es muy positiva. No obstante, aún tiene por delante muchos desafíos más, porque descentralizar funciones hacia lo local requiere también de una cesión de recursos ordenada, metódica y dinámica.

-¿Qué mensaje final tiene para los vecinos de Tigre?
-El mensaje es que hoy cada vecino y cada familia deben dialogar para mantener la conciencia sobre lo que estamos viviendo y el rol clave que tiene cada ciudadano cumpliendo y haciendo cumplir las disposiciones del Estado, para cuidar el valor más importante que es la salud. Hemos hecho, entre todos, un esfuerzo notable y logramos ralentizar la propagación del virus. Pero aún resta un tiempo muy grande en el que no podemos bajar la guardia. Será una enorme experiencia para nuestra sociedad si sostenemos estas condiciones, más allá de que en algún momento tendremos el pico de contagios. Creo en mi comunidad y en el aprendizaje que estamos teniendo todos los tigrenses y todos los argentinos.