inundaciones

Cerca de 20 mil personas permanen evacuadas en las provincias del Litoral debido a las inundaciones generadas por las crecidas de los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay. Y la situación podría agravarse si en la ciudad entrerriana de Concordia el cauce supera los 17 metros sobre el terraplén, informaron desde el gobierno entrerriano.

El secretario de Desarrollo Humano del Municipio de Concordia, que es el más afectado, Guillermo Echenause, afirmó hoy que si el «agua llega a superar los 17 metros por sobre el terraplén, que cubre 16 metros, deberán evacuar a 20 mil personas», e indicó que ayer autoridades nacionales visitaron los lugares afectados y se «comprometieron a colaborar».

«Los pronósticos meteorológicos indican que el agua sí podría superar la marca de los 17 metros», señaló el funcionario, quien detalló que en esa ciudad ya 8 mil personas «han sido trasladadas a refugios, escuelas, gimnasios, casas de familias y amigos».

«Sobre la parte exterior se hizo un terraplén a modo de emergencia para evitar que las aguas que crecen, y que actualmente están llegando a los 16 metros, afecten a los barrios», explicó Echanause y precisó que la ciudad tiene un protocolo de trabajo y previsiones para los 14 metros. Pero aclaró: «Nunca estuvimos una situación de este tipo».

«Planificamos varias alternativas, sabemos adónde vamos a ubicar a las personas y también tenemos un plan de crisis con rutas y lugares de evacuación», remarcó el secretario, quien añadió que trabajan en conjunto con personal de Gendarmería, Policía Federal, Policía provincial, Prefectura y Ejército.

En tanto, en el puerto de la ciudad chaqueña de Barranqueras el Río Paraná se ubicó a una altura de 7,53 metros, lo que representa 28 centímetros más que la marca registrada hace 24 horas. Esta situación complica aún más la situación de las 1.450 familias evacuadas.

«Estamos trabajando en terreno, acompañando y asistiendo a los ciudadanos de distintas maneras, con el constante monitoreo de (el gobernador) Domingo Peppo», detalló hoy el ministro de Gobierno provincial, Juan José Bergia.

El funcionario adelantó que se esperan lluvias para los próximos días pero que no se puede estimar la abundancia. Y resaltó: «Debemos estar preparados ante cualquier urgencia».

Bergia confirmó que la ayuda que viene de Nación ya se ha derivado a los municipios y las localidades más afectadas, entre las que se incluyen Puerto Vilelas, Isla del Cerrito, Colonia Benítez y Barranqueras.

A la crecida de esos ríos se suma la del Paraguay, en particular en el acceso a Puerto Pilcomayo, en Formosa, donde la situación continúa siendo crítica para los pobladores ribereños «a pesar de que en las últimas horas» el cauce «se estacionó» y «cesaron las lluvias», explicó a Télam el intendente de Clorinda, Manuel Celauro.

Unas 3 mil personas de ese sector y de barrios cercanos al control fronterizo de San Ignacio de Loyola son asistidas por el gobierno provincial «desde hace varias semanas», comentó el ministro de la Comunidad, Aníbal Gómez.

En Corrientes se registra un nuevo pulso ascendente en la crecida del Río Paraná, por lo que más de 300 familias permanecen evacuadas, mientras seis localidades están en etapa de evacuación y una en alerta.

Las localidades que asisten a familias evacuadas por el incremento del caudal de agua son Goya, con unas 70 familias; Isla Apipé, con 40 que permanecen fuera de sus hogares; e Itatí, con 38.

En tanto, en la capital provincial las familias evacuadas son 70; en Paso de la Patria, alrededor de 30; y en Santa Lucía, 60; según confirmaron a Télam desde la Dirección de Defensa Civil correntina.

«Tenemos 791 evacuados en la ciudad y 220 aislados en la zona rural y el pronóstico indica que hoy no tendríamos lluvia», sostuvo el intendente de Goya, Gerardo Bassi.

El nivel del Paraná también aumentó en el puerto de Santa Fe, que hoy ingresó en el nivel de alerta y continuaba creciendo. En tanto, en la ciudad de Reconquista las autoridades van a desplazar a todos los habitantes del barrio Puerto debido al avance de las aguas.

Esta crecida complicó especialmente a los habitantes de Vuelta del Paraguayo, donde 23 familias debieron evacuarse en refugios levantados en el ingreso al barrio.

La situación es más complicada en el barrio Puerto de Reconquista, que cuenta con una población estimada en 3 mil personas, donde el río medía hoy 6,08 metros y el nivel de las aguas amenazaba a la totalidad de las viviendas.

Las autoridades preparaban una evacuación masiva para las próximas horas y allí se diagramó un operativo conjunto entre Prefectura, Defensa Civil y Municipalidad de Reconquista con la realización de «recorridas y verificaciones del estado de los habitantes ribereños e isleños y de sus bienes».

Ante esta situación, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, y el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, viajarán mañana a Corrientes y Chaco para recorrer las zonas inundadas y evaluar junto a los gobernadores Ricardo Colombi y Domingo Peppo los daños que la crecida de los ríos provocó a la población.

Los funcionarios llegarán a las 10 a la ciudad correntina de Goya y tras recorrer y evaluar la zona, cerca de las 13, partirán a Resistencia, la capital chaqueña, donde participarán de una reunión de comité de emergencia en la sede de Defensa Civil.