Compartir en:

Los propietarios de lanchas, yates, motos de agua y otras embarcaciones deportivas con amarre en jurisdicción bonaerense, que todavía no hayan sido declaradas ante ARBA, tienen plazo hasta el 31 de diciembre próximo para regularizar su situación, a través de la inscripción correspondiente.

El trámite puede completarse de forma muy simple por Internet, en www.arba.gob.ar. Una vez en el sitio, los contribuyentes deben acceder al “Menú por impuestos”, entrar en la pestaña “Embarcaciones” y hacer clic en “Alta primera inscripción”.

El director de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires, Gastón Fossati, explicó: “Luego de cruzar datos con la Prefectura Naval Argentina, detectamos e intimamos a 31.400 contribuyentes que estaban en infracción porque no habían declarado sus embarcaciones ante el fisco y evadían el tributo que corresponde pagar por esos bienes”.

En ese sentido, el funcionario destacó: “Hasta fin de año les estamos dando la oportunidad de que cumplan con su obligación de forma voluntaria para evitar sanciones”. Pero aclaró que “quienes no efectúen la inscripción de su embarcación en el lapso previsto serán dados de alta de oficio y, además de los impuestos omitidos, deberán enfrentar multas e intereses”.

Según se desprende de la labor de análisis que llevó adelante la agencia provincial luego del cruce de datos con los registros oficiales, los contribuyentes intimados adeudan, en conjunto, más de 250 millones de pesos por el Impuesto a las Embarcaciones Deportivas que omitieron pagar.

Fossati subrayó que “recuperar esos tributos evadidos es fundamental, ya que se trata de recursos que contribuirán a brindar soluciones concretas para los vecinos de la Provincia, que padecen desde hace décadas una enorme deuda social en materia de servicios e infraestructura”.

A principios de este año, solo se encontraban registradas ante el fisco alrededor de 18 mil lanchas, yates, motos de agua, etcétera. Ante esa situación, el titular de ARBA puntualizó: “Encaramos acciones para combatir la evasión en el sector náutico, porque teníamos indicios de que la cantidad de embarcaciones no declaradas superaba ampliamente a las que sí estaban inscriptas”.

Con ese objetivo, desde hace varios meses la agencia provincial comenzó a profundizar sus acuerdos de intercambio de información con otros organismos, implementó jornadas de concientización en clubes náuticos y amarraderos, lanzó campañas de comunicación directa y restituyó la coadministración del impuesto a los municipios de la Región Metropolitana Norte, para lograr mayor eficiencia en la fiscalización.

Este tributo abarca a yates, lanchas, motos de agua y otros vehículos similares utilizados en actividades deportivas o de recreación, siempre que estén propulsados en forma principal o accesoria a motor y tengan su amarradero o guardería habitual en la provincia de Buenos Aires.