Habitantes de Villa La Ñata y Dique Luján retiraron el martes último el alambrado que impedía el acceso público al sector que ocupaba el Canal Benavídez, que fue rellenado por la empresa EIDICO en el marco de las obras de su proyecto inmobiliario denominado Santa Ana, explicaron desde la asamblea vecinal.

Esta franja de aproximadamente 30 metros de ancho por un kilómetro de largo se ubica entre el barrio privado San Isidro Labrador y la futura urbanización Santa Ana, que está nuevamente en construcción tras haber obtenido el año pasado la autorización municipal, a través de la llamada «declaración de impacto ambiental».

En diálogo con TaD, Marcelo Álvarez explicó que junto a otros vecinos recuperaron el espacio que EIDICO había cercado para impedir que circulen personas entre ambos countries. «La empresa no quiere que pase gente para aumentar la privacidad y la seguridad», destacó el asambleísta.

«Ya tenemos como antecedente que San Isidro Labrador se robó la franja de terreno que es colindante con el Canal Rioja, con el pretexto de que de esa manera se podía controlar mejor la seguridad. Y la Municipalidad fue cómplice y lo autorizó. Y estaba sucediendo lo mismo con San Juan y logramos impedirlo a través de una carta a la Municipalidad pidiendo la custodia del espacio», contextualizó Álvarez.

«En función de todos estos antecedentes, nos resultaba imperativo hacer firme la intención popular de conservar el espacio entre San Isidro Labrador y Santa Ana de forma pública», dejó en claro el vecino sobre la acción realizada el martes pasado.

Además, Álvarez remarcó que «en el espacio recuperado corría el Canal Benavídez, que cumplía funciones hídricas importantísimas, como el control y la distribución del agua en las crecidas, dado que esta es una zona inundable, de humedales».

«Como a EIDICO no le convenía la presencia del canal directamente lo anuló y consiguió, me interesaría saber mucho de qué manera, que la Autoridad del Agua (ADA) lo desafectara del sistema hídrico de la zona. Me pregunto por qué. El único objetivo para hacer eso es satisfacer la necesidad de EIDICO, a la que le molestaba tener un canal entre dos de sus countries. Me interesa saber por qué la ADA accedió a esa petición, que no es de ninguna manera para el bien público», denunció.

Álvarez también puso énfasis en recordar que la recuperación del Canal Benavídez fue uno de los pedidos realizados por la asamblea vecinal al Municipio, en el marco del plan de mitigaciones que debe realizar EIDICO por las consecuencias negativas de las obras del proyecto inmobiliario Santa Ana.

«Nosotros le pedimos a la Municipalidad, en su momento a la subsecretaria de Medio Ambiente, Débora Villalba, que esa franja donde estaba el Canal Benavídez sea reafectada a la función pública y se vuelva a hacer el canal, para que sirva de reservorio de aguas de lluvias y crecidas para mitigación de las inundaciones», detalló y añadió: «Lamentablemente, la subsecretaria fue echada el diciembre pasado y no sabemos la suerte que va a correr el Canal Benavídez», detalló.

En la misma línea, Álvarez recordó: «Nosotros habíamos acordado un plan de 23 puntos con mitigaciones por las obras de Santa Ana, entre los que se incluía un paseo público en esa franja y la reafectación del Canal Benavídez para su uso hídrico. Esperamos que la Municipalidad cumpla en exigir a EIDICO esos puntos. Hasta ahora, la empresa no pagó en lo más mínimo ninguno de los daños ecológicos que generó en la construcción del country Santa Ana arrasando con toda la flora y la fauna».