Los habitantes de la Primera, la Segunda y la Tercera Sección del Delta, que forman parte de los partidos de Tigre y San Fernando, denunciaron que padecen la falta de energía eléctrica desde hace diez días.

La zona sufrió un tornado el pasado 7 de enero y gran parte del tendido eléctrico quedó destruido debido a la caída de árboles que derribaron cables de media y baja tensión, “con mantenimiento nulo desde hace más de 20 años, así como también cruces eléctricos aéreos que se encuentran sobre diferentes ríos y arroyos”, recordaron los lugareños.

“Aún se ven afectadas por la falta de suministro y por el riesgo de la caída de cables de media y alta tensión sobre las casas unas diez mil personas”, señalaron los isleños a través de un comunicado.

Esta situación los dejó también incomunicados ya que los teléfonos de línea y las antenas de las compañías de celulares y de internet emplazadas en el sector insular funcionan con electricidad “dejando desamparos a los habitantes ante cualquier emergencia de seguridad o sanitaria”, destacaron.

Según la denuncia, las casas también quedaron sin agua debido a que se utilizan bombas para elevarla a los tanques y así contar con el suministro doméstico.

“Solicitamos de manera urgente la restitución normal del servicio en las zonas en que el suministro falta ya hace diez días”, expresaron los afectados, quienes también reclamaron que los municipios de Tigre y San Fernando “declaren la situación de emergencia” y “activen los protocolos necesarios de asistencia a las zonas de las tres secciones del Delta que aún se encuentran afectadas”.

El texto fue firmado por vecinos de diversos ríos y arroyos, como Caraguatá, Carapachay, Espera, Abra Vieja, Capitán, Cruz Colorada, Paraná de las Palmas, Angostura, Barca Grande, Barquita, Tuyuparé y Durazno.