La Asociación de Trabajadores Municipales de Tigre (Atramuti), uno de los sindicatos del sector, se declaró en estado de alerta y movilización tras la protesta por un incremento salarial que se llevó a cabo el jueves último frente al Palacio Municipal.

«En un contexto sumamente crítico de salud, nos vemos forzados y en la obligación de accionar en las calles, porque los municipales de Tigre percibimos salarios por debajo de la línea de pobreza», expresaron desde el gremio conducido por Héctor Paz y agregaron: «Las necesidades de la familia municipal son cada vez más grandes y difíciles de suplir».

Además de un aumento salarial, Atramuti reclama la reincorporación de despedidos y la aplicación de la ley de convenio colectivo de trabajo, entre otras reivindicaciones laborales.

«La lucha es la herramienta que este sindicato elige. Porque no traicionamos a lxs compañerxs y somos consecuentes de nuestras acciones poniendo el cuerpo y empujando desde abajo por mejores condiciones laborales», señalaron desde el sindicato.

Acompañaron la movilización de los trabajadores de Atramuti afiliados a la Cicop (profesionales de la salud) y Atrams (municipales de San Fernando).