Compartir en:

caminata1

Esta mañana, a pesar de la lluvia, se llevó a la cuarta edición de la “Correcaminata contra la violencia de género”, organizada por la Comuna y el Rotary, bajo el lema “Ni una menos”. La actividad que se desarrolló en la costanera tigrense convocó a un numeroso grupo vecinos que unieron a pie la Estación Fluvial con el Museo de Arte Tigre (MAT).

Entre las participantes, se encontró la presidenta del Concejo Deliberante, Alejandra Nardi, quien expresó: “Junto al intendente Julio Zamora y el diputado Sergio Massa, creemos que es necesario poner sobre la mesa el tema de la violencia de género para trabajarlo. Actividades como esta, organizadas por el Rotary junto al Municipio, son un elemento más que se suman a la lucha contra un flagelo que sufren miles de mujeres”.

“El Estado debe estar presente para acercarle a las víctimas todas las herramientas disponibles para salir de la intimidación. Hace un tiempo, junto a la secretaria de Política Sanitaria y Desarrollo Humano, Malena Galmarini, trabajamos por la creación de una comisaría de la mujer, que en su momento se logró, y la implementación de elementos como el botón DAMA y los programas de microemprendimientos para darles independencia económica a las mujeres, entre otras acciones”, agregó la concejala.

También durante la actividad de concientización, la directora general de Fortalecimiento Familiar, Marta Goffin, comentó: “Cada vez contamos con más varones en esta caminata. Este es un sano síntoma para una sociedad que debe abordar esta problemática en conjunto, por ello nosotros hablamos de paridad. Nuestra lucha no es exclusiva de las mujeres, sino de todos por lograr el respeto y la igualdad de oportunidades”.

En tanto, la directora coordinadora de Políticas de Género y Violencia Familiar, Eugenia Ghiotto, explicó: “Es un desafío constante el de enfrentar las situaciones de agresión contra la mujer. Al ser una cuestión tan compleja, hay que generar continuamente nuevas formas de abordaje y contención. Por ello, lanzamos hace unos años el programa Alerta Tigre de Género, para detectar y aprehender al agresor en el acto. Sin embargo, esto no alcanza, es necesario abordar una política integral y trabajar con la Justicia penal para plantear que agresiones como la violencia verbal no son cuestiones menores, sino todo lo contrario. Un grito o un insulto pueden ser el inicio de una escalada que culmina con el ataque físico”.