Varios miles de personas vestidas de luto, principalmente mujeres, volvieron a reclamar, en la Plaza de Mayo, el fin de la violencia machista que se lleva cada año la vida de más de 200 mujeres en Argentina, quienes son asesinadas por su condición de género.

En el denominado “Miércoles negro”, la masiva manifestación fue convocada a raíz del asesinato el pasado 8 de este mes de la joven Lucía Pérez, de 16 años, quien fue drogada, violada y empalada en la ciudad de Mar del Plata.

Desde las 17, bajo una intensa lluvia que no apagó los gritos de “justicia”, miles de personas acompañadas de pancartas y banderas con distintas consignas, como “El machismo mata”, “Nos queremos vivas, libres y sin miedo” y “Yo soy víctima”, desfilaron desde el Obelisco hasta la céntrica plaza.

La manifestación, que se replicó en otra ciudades del país y de Latinoamérica y Europa, fue convocada en los últimos días por el colectivo “Ni una menos”, que llamó unas horas antes a todas las mujeres del país a realizar un paro de actividades de una hora en solidaridad con todas las víctimas de la violencia machista.

Maestras, trabajadoras de la limpieza, oficinistas, amas de casa, empleadas y funcionarias, entre otras, protagonizaron la protesta desde las 13 y salieron a las calles vestidas de negro para hacerla visible.

“Yo tengo una nieta de 16 años y tengo que estar con los pelos parados todos los días para ver dónde está, a qué hora llega del colegio… No se puede vivir así”, relató Susana González, vestida completamente de negro, con el lema de la marcha inscrito en un cartel pegado a su frente.

Por su parte, Melina Bertol, estudiante de comunicación, comentó que se siente impotente cada vez que sufre “microacosos” en la calle: “Los piropos de mal gusto, los insultos… me generan una sensación de parálisis, no se puede hacer nada”. Y aseguró que paraticipar de la marcha es la “única manera de hacer notar qué es lo que está pasando”.

En tanto, María Eugenia Rivero, cubierta con una bandera blanca y morada, colores simbólicos de estas reivindicaciones, señaló que es necesario “implantar este problema en la agenda política”, ya que “solo con políticas públicas” se puede concientizar a la sociedad y conseguir que pare esta “ola de muerte”.

Según datos de organizaciones sociales convocantes, solo en octubre se contabilizaron 19 feminicidios en el ámbito nacional, lo que eleva a 226 la cifra de homicidios a mujeres por el hecho de serlo en lo que va de año. El Registro Nacional de Femicidios reveló que en 2015 hasta 235 mujeres fueron asesinadas a manos de sus parejas.

Cuando la Plaza de Mayo estuvo colmada, bajo una incesante lluvia, las organizadoras de la concentración leyeron un manifiesto -que incluyó el pedido de liberación de Milagro Sala- en el que recogieron el reclamo de las miles de personas que salieron a las calles, ese reclamo que se resume en una frase gritada una y otra vez: “Ni una menos, vivas nos queremos”.