casa

Un chapista, de 21 años, fue detenido cuando estaba a punto de escapar con instrumentos musicales, un televisor y otros elementos de la casa de José López, en Dique Luján, informaron fuentes policiales y judiciales. Se trata de un vecino del inmueble del exfuncionario kirchnerista -actualmente preso en la cárcel federal de Ezeiza- situado en Belgrano 1018.

Según las fuentes, este joven, quien reside en la misma cuadra, fue sorprendido por personal policial en el interior de la vivienda de López la noche del sábado último, tras dos llamados a la línea de emergencias 911 que advertían sobre la presencia del intruso.

A partir de las denuncias, los efectivos a bordo de un patrullero se trasladaron hasta el lugar, pero como el domicilio había tenido custodia hasta la semana pasada y estaba fajado por orden de la Justicia Federal, decidieron esperar en la puerta y alertar al personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Tigre.

Así fue como un grupo operativo de esa dependencia policial ingresó luego al lugar y en el jardín se encontró con un sospechoso con un televisor de 55 pulgadas y una guitarra que había sacado de la casa.

Los detectives también constataron que dentro de la vivienda también había otros elementos preparados para ser sacados de allí: cuatro guitarras (criollas y electroacústicas), un violín, un teclado, un equipo de audio, un televisor de 55 pulgadas y pantalla curva -valuado en unos 70 mil pesos- y tres cuchillos.

Según las fuentes, la versión que dio el joven es que él era un vecino de la cuadra que había entrado a la casa porque se dio cuenta de que estaban robando en el lugar y que había logrado recuperar las cosas que se llevaban los ladrones.

Sin embargo, los investigadores no le creyeron, por lo quedó aprehendido a disposición del fiscal local Mariano Magaz, quien le comunicó la novedad al juez federal Daniel Rafecas, quien tiene a cargo la causa por «enriquecimiento ilícito» en la que está detenido y procesado López, y fue la última autoridad judicial que allanó el domicilio.

«Ahora tenemos que saber en qué condiciones estaba la casa después de los allanamientos. Si había alguna abertura rota por la Policía, si había candado, si se había reparado o no, porque en base a eso tenemos que saber cómo ingreso el vecino para calificar el delito. Si fue un hurto sin violencia o un robo», dijo a Télam una fuente judicial.

El mismo vocero señaló que el chapista ya recuperó la libertad pero quedó imputado en la causa mientras se termina de definir la calificación del delito, al tiempo que el expediente pasó a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Benavídez, a cargo de Sebastián Fitipaldi.

Las fuentes agregaron que tras el episodio del chapista, Rafecas volvió a disponer una custodia permanente de la Policía Federal Argentina (PFA) en la casa del exfuncionario que fue detenido la madrugada del 14 de junio cuando arrojaba bolsos con casi nueve millones de dólares dentro de un convento en General Rodríguez.