masulo

«Mi nombre es Aureliano Masulo, tengo 16 años. Nací, me crié y vivo en Tigre, el lugar más lindo que existe y desde donde sueño cada día ser campeón mundial de jet ski», señala con voz entrecortada y mirada tímida el pibe de la localidad de Rincón de Milberg.

«En el jet ski arranqué con mi papá muy de chico, en lagunas de Benavídez. Ya a mis 10 años competía. Pero tuve que abandonar casi dos años por problemas de audición. Incluso me tuvieron que operar, fue una etapa muy difícil, aunque con la fuerza que me transmitía mi familia y compañeros de la escuela pude sacarlo adelante», recuerda Masulo sobre los momentos complicados que tuvo que atravesar.

Pero el regreso del joven que tiene la ilusión de ser el mejor del mundo fue con todo: «Volví a competir, a demostrarme que tenía las condiciones para pelear arriba. Lo escuché mucho a mi papá, me entrené con todo en el club Juventud de Rincón, haciendo boxeo».

«De pronto, llegué a ser campeón argentino de invierno en la categoría Standard Pro», destaca Masulo, quien explica sobre la disciplina que practica: «La maña del piloto es lo que marca la diferencia, porque las máquinas son todas iguales. Hay que tener un buen estado físico y manejar adecuadamente».

«Mi próximo objetivo es pasarme a la categoría Libre, competir contra todos. Pero lo que me desvela es ir al Mundial en Estados Unidos, que se realiza todos los años. Mi desafío es ser campeón del mundo. El problema es el costo muy alto, y por el momento en mi familia no podemos pagarlo», dice el estudiante de segundo año del Marcos Sastre al proyectar su futuro deportivo.

«Estoy agradecido con todos. Lo nuestro es a pulmón y por amor. Recibimos también mucha ayuda de los vecinos y de un mecánico, Maxi, de la calle España, que nos da una mano muy grande y le agradezco de corazón», concluye el hijo único de Alejandra y Rafael.